Público
Público

Los afectados por el caos aéreo piden 50 millones a AENA y Fomento

El despacho Cremades & Calvo Sotelo presenta una reclamación previa a la demanda judicial en nombre de los usuarios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los abogados de los primeros 5.000 afectados por el caos aéreo del pasado mes de diciembre han presentado esta mañana en el registro de AENA la primera reclamación colectiva contra el organismo público y el Ministerio de Fomento, a los que reclaman un total de 50 millones de euros por los perjuicios causados.

El portavoz del despacho de abogados Cremades & Calvo Sotelo, que representa a cerca de 10.000 afectados, Luis Vericat, destacó esta mañana, en un encuentro con los medios, que la importancia de esta reclamación radica en que es el primer paso antes de abrir la vía contencioso-administrativa en los tribunales de justicia. A partir de ahora AENA cuenta con seis meses para tramitarla y emitir su resolución final, algo que Vericat “duda mucho” que ocurra.

Este escrito de reclamación ha sido acompañado de 23 cajas que contenían toda la documentación recopilada, entre la que se incluyen facturas, justificantes de los perjuicios soportados por los viajeros afectados y una síntesis de los proyectos de viaje frustrados.

El portavoz del bufete afirmó que se trata de “la demanda colectiva más importante en la historia de España”, a la que seguirá otra reclamación en el mes de octubre por la misma cuantía y que aún se está tramitando. Además, recordó que el plazo para unirse a esta demanda continúa abierto hasta el próximo 3 de diciembre.

AENA y controladores, “corresponsables”

Este nuevo paso de los demandantes se suma a la vía penal ya abierta contra los controladores aéreos y pone de manifiesto su intención de situar a AENA y a sus trabajadores como “corresponsables” en la situación de “calamidad pública” creada durante el pasado puente de la Constitución.

Así, mientras que AENA figura como responsable subsidiaria en las demandas interpuestas contra los controladores por una supuesta huelga encubierta, a éstos últimos el organismo público les podría reclamar responsabilidades en el caso de perder el juicio contra los afectados.

Por lo tanto, Vericat insistió en que los pasajeros son los “únicos afectados” y negó que se pueda hablar de “fuerza mayor” como motivo para ordenar el cierre del espacio aéreo, puesto que se trata de una situación que era “previsible” y, por lo tanto, “podría haberse evitado”.