Público
Público

Los afines a Carod volverán al núcleo de decisión de ERC

Recupera fuerza el sector institucional proclive a no cuestionar la alianza de Govern con el PSC

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La nueva ejecutiva de ERC, liderada por Joan Puigcercós y Joan Ridao, incorporará finalmente a tres nuevos dirigentes afines al vicepresident de la Generalitat Josep-Lluís Carod-Rovira. Se trata de la diputada Marina Llansana, que ocupará una de las tres vicesecretarías, la de política sectorial; del delegado del Govern en Terres de l’Ebre Lluís Salvadó, que será responsable de política territorial; y del secretario de medios de comunicación del tripartito Carles Mundó, al cargo de la de la secretaria de cultura.

Pero, además, Ernest Benach, el dirigente más fiel a Carod, sale reforzado. Ahora es miembro de la ejecutiva en tanto que presidente del Parlament. Aunque lo dejase, seguiría en la cúpula ya que pasará a presidir la Fundació Irla, vinculada a ERC.

Se cumple así, en parte, el compromiso adquirido por Puigcercós de abrir la dirección a todas las familias. Tras un año al frente de una ejecutiva monocolor y con el puesto de cabeza de cartel en las autonómicas asegurado, ayer cerró el acuerdo que hoy ratificará el consejo nacional tras semanas de negociación.

Extramuros del consenso quedaron los críticos de Uriel Bertran y lo que queda de los afines a Joan Carretero y su Reagrupament, la mayoría ya fuera de ERC.

En este contexto, sólo el sector Carod aspiraba a volver al núcleo de decisión. La incógnita sobre quien sustituiría al hasta hoy vicesecretario de política institucional Carmel Mòdol, baja a petición propia, se resolvió con la elección de Enric Aloy, secretario general del departamento de Innovación y hombre próximo a Puigcercós. De esta manera quedaba descartado que el sector de Carod copara una segunda vicesecretaría. Tampoco consiguieron el puesto otros afines a Puigcercós como David Minobes o Jaume Oliveras.

Aloy, número dos de la conselleria de Josep Huguet, es partidario de que ERC acabe su tarea en el Govern con el PSC e ICV-EUiA. Una opinión que comparten los tres dirigentes que aporta Carod aunque el pacto de la financiación no sea todo lo deseable que cabría esperar. Además de Mòdol dejan la ejecutiva, según todas las fuentes a petición propia, Laura Vilagrà y Gemma Boix. La hasta ahora vicesecretaria de política sectorial Alba Castellví se ocupará de los asuntos de educación.

Ridao remarcó antes de cerrar personalmente el acuerdo que sería bueno acometer el nuevo período con la “máxima unidad y cohesión”  para “borrar la sombra de división” en ERC con vistas a las elecciones. Pero no hay duda de que Puigcercós y Carod tienen planteamientos distantes en la cuestión clave ahora: la posición de ERC frente a un hipotético mal acuerdo de financiación.