Público
Público

Los agricultores temen no poder justificar los daños

La caducidad de los alimentos impide prolongar la documentación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ni las indemnizaciones de la UE, ni Alemania, ni el Gobierno les van a devolver todo lo que han perdido. Las empresas hortofrutícolas y los agricultores españoles tienen un serio problema para justificar de forma objetiva todo el daño que les ha causado la llamada crisis del pepino. 'Y los justificantes serán una de las exigencias que planteará la Unión Europea' antes de entregar el dinero que dedicará para aliviar, que no compensar, la crisis, según fuentes del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino.

En el extremo más crítico se encuentran los trabajadores eventuales, a quienes nadie va a compensar por los días que han dejado de cotizar. En el siguiente escalón figuran los fijos discontinuos que, a diferencia de los que gozan de contratos estables, no podrán acogerse a un ERE si su empresa tiene que realizar ajustes, señala el sindicato CCOO.

Algunas empresas llevan a notarios a los campos para dar fe de las pérdidas

En el caso de las empresas, todavía no está claro cómo se recibirán las ayudas. Su principal quebradero de cabeza es la fórmula que se establecerá para justificar las pérdidas. Ante la falta de directrices, algunos han llevado a notarios a las plantaciones para que den fe del producto que se ha echado a perder, otros guardan recelosos las cancelaciones de pedidos que siguen llegando de Alemania, otros mantienen la producción en sus almacenes...

La Organización Interprofesional de Frutas y Hortalizas de Andalucía (Hortyfruta) denunció que el mercado hortofrutícola sigue parado y se tiran miles de toneladas al día.

El Ministerio mantiene una o dos reuniones diarias con las principales organizaciones del sector, congregadas en una comisión de crisis, en Madrid. El último encuentro, ayer por la tarde y de carácter técnico, duró casi cuatro horas y tuvo dos líneas de trabajo: las campañas que se lanzarán para revalorizar los productos españoles, y las indemnizaciones a la agricultura, explicó José Ugarrio, el técnico de frutas y hortalizas que representa a la organización Asaja.

Hortyfruta: el mercado sigue parado y se tiran miles de toneladas

En la misma línea se manifestó la vicesecretaria general de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), Montserrat Cortiñas, que demandó 'un modelo de impreso unificado y oficial' que permita a los trabajadores documentar sus pérdidas 'lo antes posible'. Cortiñas concretó las peticiones que trasladó al ministerio en dos ideas: 'Que se parta la cara con la Comisión Europea por las subvenciones y que nos dé una fórmula para realizar los inventarios'. Parte de los alimentos, perecederos, se han destinado al banco de alimentos. 'Pero el banco no puede absorberlo todo', apuntó Cortiñas. El resto se amontona en los almacenes o ha tenido que ser destruido.

UPA anunció ayer que activará una demanda colectiva entre las empresas afectadas que dirigirá al Estado alemán y a la Unión Europea, y que pedirá ayudas directas a los damnificados y la apertura de un expediente sancionador a Alemania.