Público
Público

Aguirre admite que dice "barbaridades" al hablar sobre la reforma laboral

Un micro abierto le juega otra mala pasada. En su discurso afirma que un modelo "light" no hará de España un país "creíble"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cazada in fraganti. De nuevo. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, confesó ayer durante una charla privada con Mariano Rajoy que había dicho 'barbaridades' sobre la reforma del mercado laboral. Los micrófonos volvieron a jugarle una mala pasada (escuchar el audio) y el comentario quedó registrado para la posteridad.

A la dirigente conservadora, que actuó como anfitriona del Congreso de la Empresa Familiar de Madrid 2010, le correspondió realizar el discurso de inauguración. Fue entonces cuando aseguró que una reforma laboral 'light' no hará de España un país 'creíble' (vídeo de su intervención en el foro). Además, instó al Gobierno y a los sindicatos a trabajar para llegar a un acuerdo 'inmediato'. 'Ahora hemos dado otro mes. ¡Pero si llevamos ya dos años en los que no se ha hecho nada!', exclamó la líder del PP de Madrid a pesar de que el Ejecutivo socialista se ha dado de plazo una semana más.

La presidenta lamenta que hayan pasado dos años «sin hacer nada»

La presidenta autonómica dijo que era la 'primera y principal reforma' que había que abordar porque 'no podemos seguir siendo el único país del mundo donde la crisis se traduce en desempleo' y porque 'los 4,6 millones de parados españoles están clamando más fuerte que los que tienen los derechos adquiridos'.

También consideró imprescindible aprobar medidas que permitan 'contratar con facilidad' y que en su opinión son incluso mas prioritarias en este momento que 'bajar la indemnización por despido' o incluso que 'rebajar las cotizaciones' a la Seguridad Social.

El líder del PP pide 'un plan ordenado' ante los 'bandazos' del Gobierno

Desde la Comunidad de Madrid prefirieron no comentar lo sucedido. Para algunos aguirristas, no había nada que añadir y lo tachaban de anécdota. 'Lo que quería decir es que le había cantado las cuarenta a José Luis Rodríguez Zapatero', fue la interpretación de un diputado regional.

No fue lo único que ocurrió durante la jornada. Cuando Rajoy llegó a la Real Casa de Correos, Antonio Garrigues Walker se encontraba hablando y, precisamente, sobre corrupción. Para advertirle de que debía ir finalizando, le pasaron una nota y él agilizó su intervención, dejando a alguno de los asistentes insatisfecho por conocer su análisis. Por eso cuando Rajoy tomó la palabra, le pidió disculpas. 'La gente se ha alegrado muchísimo, de verdad, de que acabara', dijo Garrigues llevándose un aplauso.

En su turno, el líder del PP aprovechó la ocasión para pedir una reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria que 'prohíba por ley el déficit como lo están haciendo algunos países de la Unión Europea y fije los techos de gasto y de endeudamiento para las administraciones públicas'.

Rajoy propone una reforma de la Ley de Estabilidad para prohibir el déficit

Rajoy repitió hasta en tres ocasiones que el objetivo prioritario de España es ahora mismo 'recuperar la confianza dentro y fuera'. Para ello reclamó 'un plan ordenado' ante los 'bandazos del Gobierno'.

El jefe de la oposición también abordó la reforma del mercado laboral y lamentó que no haya habido 'fruto alguno' en este tiempo. 'No es de recibo ni justo con la sociedad española que llevemos dos años pendientes de este asunto', indicó. Y a continuación planteó algunas de las medidas que se deberían incluir: luchar contra la dualidad en el mercado de trabajo con el objetivo de potenciar la contratación indefinida; permitir la colaboración público-privada de los servicios de empleo en tareas como la colocación, la búsqueda de empleo o la formación; mejorar la negociación colectiva y el sistema de formación profesional y luchar contra el absentismo laboral, posibilitando que las mutuas tenga la facultad de dar altas a efectos económicos contando con la correspondiente participación sindical.

Rajoy, ante más de 200 empresarios, quiso romper una lanza a su favor. A su juicio, los emprendedores han demostrado 'con creces que estaban a la altura de la circunstancias', pero otros, según él, 'a la vista de sus antecedentes, no están en condiciones de hacer' las reformas que necesita España.

Además, reivindicó ante Aguirre que su partido tiene 'ideas, voluntad y determinación' para hacer salir a España de la crisis y destacó que la clase empresarial es 'un factor sin el que es imposible hacer nada'.

Con sus palabras parecía que estaba tratando de reconciliarse con los empresarios. Ayer, estaba en un foro amigo. Pero, el viernes pasado, salió escaldado del Círculo de Economía en Sitges. Allí sólo recibió reproches por su voto en contra del decreto del Gobierno para reducir el gasto público.

Caja Madrid

El pasado mes de enero , tras la elección de Rodrigo Rato como presidente de Caja Madrid, Aguirre le dijo a su mano derecha, Ignacio González, que habían tenido 'una inmensa suerte de darle un puesto a IU quitándoselo al hijoputa' y un micrófono abierto lo difundió. Después, Aguirre se vio obligada a pedir disculpas y negó que se estuviera refiriendo al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón. Aseguró que hablaba de un ex consejero de Caja Madrid llamado Fernando Serrano. .

Desfile militar

En octubre de 2008, Rajoy reconoció a Javier Arenas durante una interparlamentaria del PP que tenía que asistir al 'coñazo' del día de la Fiesta de las Fuerzas Armadas presidido por el rey.

En el Congreso

En 1997, el entonces presidente del Congreso, Federico Trillo, tras leer la compleja redacción de una enmienda parlamentaria que se disponía a votar la Cámara, exclamó aún con el micro abierto: '¡Manda huevos!'

Aznar

Tras un largo discurso y una pormenorizada enumeración de un amplio calendario de reformas aprobadas en la UE en 2002, José María Aznar masculló: '¡Vaya coñazo que he soltado!'