Público
Público

Aguirre agiliza la privatización de Telemadrid

La presidenta asegura que se iniciarán "de inmediato" las gestiones para deshacerse del ente público. En el debate del estado de la region, evita hacer grandes anuncios. Insiste en la necesidad de una revisión "a fon

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cuando Esperanza Aguirre concluyó su discurso, al cabo de hora y media, cundió una sensación de vacío. La presidenta de la Comunidad de Madrid había cerrado su primera intervención en el debate del estado de la región sin fuegos artificiales, sin anuncios vistosos, sin grandes y vistosas promesas. Su speech a los diputados, eso sí, estuvo plagado de parafernalia neoliberal, tufo centralista y ataques intermitentes a las políticas de la izquierda que son 'letales' en tiempos de crisis. 

Aguirre reiteró sus apuestas ya conocidas. Entre ellas, la privatización de Radio Televisión Madrid (RTVM), que ella siempre abanderó incluso en épocas de bonanza, pese a que no perdió la oportunidad desde que llegó al poder de 2003 de convertir el ente público en un búnker de la derecha. Esta mañana, en la Asamblea de Madrid, todo lo más que avanzó la presidenta fue su intención de acortar los plazos, de agilizar todos los trámites para deshacerse de Telemadrid, ahora que el Ejecutivo de Mariano Rajoy ha dado carta blanca a las autonomías para poder hacerlo: 'El Gobierno de la Comunidad respaldará el proceso de privatización que iniciará RTVM. A nadie debe sorprender la iniciativa, porque he reiterado públicamente este compromiso en esta misma Cámara y fuera de ella, siempre lo he dicho. Ahora la ley que entró en vigor en agosto lo permite y por eso iniciaremos de inmediato las gestiones que sean necesarias para privatizar Telemadrid'. Madrid seguirá por tanto la senda ya marcada por otros ejecutivos autonómicos del PP, y ello comportará, como se teme en la televisión madrileña, un ERE masivo, tal vez parangonable al que aprobó el consejo de administración de Canal 9 el mes pasado. 

La privatización de otra sociedad pública, el Canal de Isabel II, que Aguirre ya planteó hace años (y llevó a la ley 3/2008), sí que parece que va para largo. La empresa de aguas abrirá su participación 'cuando las condiciones de los mercados sean adecuadas'. No adelantó si piensa privatizar también Metro de Madrid. Sólo afirmó que hoy día la Comunidad paga el 60% de los costes y el viajero, el 40% restante, y su objetivo es que contribuyentes y usuarios abonen el billete del suburbano al 50%. Ello pretende conseguirlo 'mediante un plan de eficiencia en el transporte, mejorando la gestión de los ingresos comerciales y reduciendo los costes'. 

La Comunidad impulsa la jornada continua en los colegios

Por lo demás, la presidenta presentó un panorama idílico en Madrid, como si no existieran las fuertes protestas de distintos colectivos y no sufrieran deterioros los servicios públicos. Es más, presumió de que las dos prioridades de su Gobierno son sanidad y educación, garantizando la 'igualdad de oportunidades' para todos los ciudadanos. 'La labor del Gobierno es ahorrar en lo menos importante para que no falte lo esencial', subrayó. Subrayó que casi el 67% de todos los ingresos de la Comunidad se destinan al gasto sanitario, que se han podido abrir en época de vacas flacas dos hospitales, en Torrejón y Móstoles (de gestión privada, eso sí) y que su modelo de gestión es mucho más barato que el antiguo sistema de centros enteramente públicos.

En cuanto a educación, se vanaglorió de la 'calidad' y 'excelencia' que su Ejecutivo ha introducido... y expandirá: consagrará por ley que los padres puedan elegir el centro escolar que quieran para sus hijos (borrando todas las zonas de influencia), hará que todos los colegios públicos que se creen en Madrid sean bilingües y se dotará a las escuelas de 'más autonomía' para que definan sus planes de estudio y puedan adoptar, si quieren, la jornada continua, semejante a la que tienen los institutos. Esta última iniciativa, indicó la Comunidad después en una nota de prensa, 'favorece a las familias que no quieren o no pueden pagar los servicios de comedor en los centros'. Medida que se suma a la del polémico tupper tras el recorte de las becas de comedor.

Entre las propuestas educativas, la presidenta anunció que se ofertarán 26.000 plazas a desempleados para estudiar alemán, chino e inglés en centros de formación y empleo. Y, tal como se había filtrado anoche, la jefa del Ejecutivo adelantó que se compensará durante un máximo de 18 meses a los emprendedores que generen empleo. Los recursos saldrán de las subvenciones que hasta ahora recibían patronal y sindicatos. De la medida se beneficiarán unos 10.000-12.000 trabajadores, según los cálculos del Gobierno regional. 

Aguirre no sigue a Cospedal en su idea de quitar el sueldo a los diputados

La presidenta no hizo anuncios de más recortes por el momento. Aunque se puedan avistar en el horizonte por la mala previsión de ingresos: según los números echados por la Comunidad, el dinero de la Comunidad para proveer servicios caerá hasta un 17,7% entre 2007 y 2013, frente al 10,3% que ha bajado entre 2007 y 2012. 'Si hay menos dinero, debemos renunciar a algunas cosas que nos hacen la vida cómoda y agradable, pero que no son esenciales. No caben demagogias. El peor enemigo del Estado del bienestar son los demagogos, los derrochadores, los políticos que no dicen la verdad a los ciudadanos, los que no dicen que todos nos debemos apretar el cinturón'. En ese punto parecía que Aguirre podía anunciar de forma taxativa más ajustes para los políticos. Pero no lo hizo. Insistió en que su propuesta de reducir a la mitad el número de diputados –la Asamblea tiene hoy 129 diputados– sigue en pie e insistirá en ella, pero nada dijo de que se vaya a suprimir el sueldo de los parlamentarios, como sí está dispuesta a hacer la presidenta manchega (y exconsejera de Aguirre, por cierto), María Dolores de Cospedal

Sí trajo a colación, de nuevo, su querencia revisionista del Estado de las autonomías. Reconoció que ese modelo ha comportado 'cosas buenas', pero también 'defectos evidentes', porque se ha creado un 'Estado de 17 comunidades autónomas, que en muchos casos han duplicado las administraciones, las legislaciones, las estructuras, han incrementado el gasto, y han complicado el funcionamiento de servicios esenciales'. 'España necesita menos estructuras estatales, autonómicas, municipales y burocráticas. España necesita un Estado fuerte y eficaz que se ocupe de materias que le son propias y que no se inmiscuya en materias que son competencia de los ciudadanos. Por eso, para reducir estructuras superfluas y para reducir el número de políticos, propuse y sigo proponiendo una revisión a fondo de nuestro Estado autonómico'. Un compromiso ambicioso que ni mucho menos ha asumido su jefe de filas, Mariano Rajoy. Ella misma ya planteó en su momento la recentralización de algunas áreas. Hoy insistió: en cuanto se apruebe la ley que revise las tasas judiciales, Madrid 'devolverá al Estado las competencias en materia de justicia gratuita', o sea, de los abogados de turno de oficio.

Tomás Gómez: el discurso de Aguirre ha sido 'muy decepcionante'

Aguirre hizo un hueco en su intervención al anuncio de Sheldon Adelson de que Eurovegas finalmente recalará en Madrid. La presidenta había estado lanzada en los últimos días, garantizando casi una alfombra roja al magnate americano. Esta mañana fue algo más prudente. Dijo 'entender' a aquellos a los que nos les guste un macroproyecto basado en el ocio y los casinos, pero cuando 'el paro alcanza cifras astronómicas', dejar pasar el tren de Las Vegas Sands habría sido de una 'frivolidad imperdonable'. 'Pero quiero dejar claro que no va a gozar de ningún privilegio, que va a estar sometido al imperio de las leyes, como no puede ser de otra manera'. Aseguró a la oposición 'transparencia absoluta'.

 Desde el Partido Socialista de Madrid, su secretario general, Tomás Gómez, sintió el discurso de Aguirre como 'muy decepcionante' y 'flojo'. 'Ha estado frívola, muy alejada de la realidad y con un escoramiento hacia posiciones muy radicales, plagado de lugares comunes y con una carga ideológica muy extremista, sobre todo cuando ha hablado de sanidad y educación como un sálvese quien pueda, un ataque directo al Estado del bienestar'. Gregorio Gordo, coordinador regional de IU, la presidenta ensambló una intervención 'a la desesperada y a la ofensiva', por empeñarse en 'regañar' a los partidos de izquierdas.

'Ha venido a decir más de lo mismo: más recortes, más sufrimiento y más empobrecimiento para los madrileños, una declaración de guerra a la vida de los ciudadanos con guante de seda'. El más transigente, Luis de Velasco, portavoz de UPyD: aplaudió sus referencias a que el Estado autonómico es 'inviable' y a que es mejor 'prescindir de lo superfluo para centrarse en lo fundamental', aunque divergió en qué entiende cada fuerza como esencial. Censuró a la presidenta por seguir vendiendo la 'mercancía averiada' del neoliberalismo, cuando la actuación del sector público 'en todo el mundo' es la que está 'salvando la economía'.