Público
Público

Aguirre busca trapos sucios del PSOE para tapar la 'Gürtel'

Su número dos en el PP pedirá al Tribunal de Cuentas que investigue una fundación del PSOE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Acorralado por los indicios de financiación ilegal destapados en el caso Gürtel, el PP de Madrid evidenció ayer que se ha lanzado a una búsqueda desesperada de trapos sucios en el PSOE para contrarrestar el cerco judicial. El encargado de visualizar esa hoja de ruta fue el consejero de Presidencia y número dos del PP de Madrid, Francisco Granados. Y lo hizo anunciando para el próximo miércoles una 'denuncia' ante el Tribunal de Cuentas para que investigue las cuentas de la Fundación para el Estudio de las Ciudades, ligada al PSOE madrileño y que, según el PP, recibió de Caja Madrid más subvenciones de las permitidas. Anoche, fuentes del PSM subrayaron que esa fundación carece de donantes. 'Que investiguen lo que quieran', retó un dirigente.

Granados es vicepresidente de Fundescam, la fundación del PP de Madrid que recaudó un millón de euros entre empresarios afines a Aguirre y financió sus campañas de 2003 y 2004 gracias a la falsificación de facturas perpetrada por la Gürtel. Fue a él a quien la trama envió dos cartas sobre los 'pufos' del PP de Madrid.

'Que investiguen lo que quieran'Ni una explicación

El consejero anunció su denuncia al término de una comparecencia parlamentaria solicitada por el PSOE en un intento vano por forzarle a hablar sobre los contratos de la Comunidad con la Gürtel y con empresas que, como MQM y Over Marketing, se coordinaban con la red corrupta.

Como ya informó Público, MQM recibió en 2007 un contrato de 1,2 millones de euros para una campaña de publicidad que no se hizo. Tras esa campaña fantasma, y en vísperas de las autonómicas de mayo de ese año, MQM obtuvo de la consejería de Granados un segundo contrato por 250.000 euros. A iniciativa de IU, Anticorrupción investiga esas adjudicaciones.

Cuando la portavoz de IU, Inés Sabanés, reclamó a Granados una explicación, el consejero ni se molestó en contestar. La diputada del PSOE Livia Castillo le acusó de tener una 'moral distraída'. Y Granados replicó remontándose a Filesa.