Público
Público

Aguirre se cansa de Neira y anuncia su destitución fulminante

También suprimirá el consejo asesor del Observatorio de la violencia machista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La presidenta del Gobierno regional de Madrid, Esperanza Aguirre (PP), anunció ayer a última hora de la tarde la destitución fulminante de Jesús Neira al frente del Consejo Asesor del Observatorio regional de Violencia de Género. La decisión, que se hará efectiva el próximo jueves en el Consejo de Gobierno, llegó después de cinco días de fuerte polémica entre Neira, condenado por conducir borracho triplicando la tasa de alcohol, y el Ejecutivo madrileño.

Antes de que Aguirre anunciase ayer su decisión, ya dos consejeros del Gobierno regional, Francisco Granados e Ignacio González, habían invitado a Neira en días anteriores a que dejase el cargo, pero él se había negado en redondo e incluso había retado a Aguirre a que le destituyera. '¡Quiero que me echen!', llegó a decir.

Las feministas: 'No hay recurso malo, sino recurso mal gestionado'

Y eso es lo que finalmente hizo ayer Aguirre. La presidenta madrileña anunció la destitución de Neira en una entrevista en la cadena de radio Cope. Lo ha hecho, según explicó, precisamente tras no asumir Neira la responsabilidad de presentar él mismo su renuncia. Sin embargo, por la mañana, en una entrevista para Telemadrid, Aguirre había excusado su comportamiento al volante diciendo incluso que 'quién no ha cometido alguna vez una infracción de tráfico'.

La decisión de la destitución llegó al final de un día envuelto otra vez más en la polémica por el caso Neira y con declaraciones cruzadas entre el Ministerio de Igualdad y el Gobierno regional. Antes del anuncio de la destitución, el Gobierno regional había anunciado por la mañana la supresión total del Consejo Asesor que presidía Jesús Neira y que incluye a otros cuatro miembros más.

El anuncio de la eliminación del Consejo vino acompañado de la confusión, ya que el día anterior el Gobierno de Madrid había asegurado que suprimiría el Observatorio entero, aunque sus funciones quedarían 'intactas' y asumidas en la Consejería de Justicia e Interior. Ese anuncio provocó las críticas tanto del Ministerio de Igualdad como de las asociaciones de mujeres, que consideran que el trabajo de estos observatorios es 'imprescindible' para la lucha contra la violencia machista.

Neira cobraba mil euros por cada reunión del órgano consultivo

Pero el Gobierno regional no reconoció ayer que el cambio de decisión y la resurrección del Observatorio pudo deberse a la presión de las críticas, sino que aseveró que no ha habido ningún cambio y que lo que había ocurrido se debía, más o menos, a la mala información. Así lo dijo, por ejemplo, el portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, David Pérez, que arremetió contra la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, a la que acusó de 'superficial' y de 'hablar de oídas', en un día en el que la mayoría de los medios de comunicación habían plasmado ese cierre total de la entidad. 'Que se informe antes de hablar, lo que se ha suprimido es el Consejo Asesor del Observatorio, no el Observatorio', señaló Pérez, liando aún más la madeja.

Aído había tachado previamente de 'frivolidad' la decisión de Aguirre de terminar con el organismo madrileño dedicado a la lucha contra la lacra machista.

Desde la Comunidad de Madrid insistieron ayer en el compromiso firme del Ejecutivo en la lucha contra la violencia de género y en que la actividad del Observatorio, ya sin el Consejo, continuará ejerciéndose 'en las mismas condiciones'. La entidad, fundada en 2003, es un órgano consultivo que se encarga, entre otras funciones, de coordinar los recursos disponibles en la región sobre violencia machista, servir de foro de encuentro o elevar propuestas de actuación. Los miembros del Consejo Asesor ahora eliminado cobraban unos mil euros de dietas por cada reunión.

El desconcierto que ha reinado durante la gestión de esta crisis fue ayer duramente criticado por las asociaciones de mujeres progresistas. 'La actitud de la Comunidad de Madrid es poco seria. Primero parece que decide suprimir el Observatorio, luego que se arrepiente y entonces dice que sólo el Consejo Asesor... Y si es así, que explique qué va a pasar finalmente con las políticas contra la violencia machista de Madrid', reclamó Yolanda Besteiro, de la Federación de Mujeres Progresistas.

Para Ana María Pérez del Campo, de la Federación de Mujeres Separadas y Divorciadas, 'no hay recurso malo, sino recurso mal gestionado, y eso es lo que ha pasado con el Observatorio, que jamás cumplió su función'.

Sobre la destitución de Neira, las feministas reclamaron que ya llevaban tiempo pidiéndolo. 'Nunca debió de ocupar ese puesto, no tenía experiencia y eso demuestra el escaso interés de Aguirre en solucionar la violencia de género', señaló Marisa Soleto, de la Fundación Mujeres. Pérez del Campo denunció también 'el discurso de la confusión' de Aguirre. 'Colocó al primero que pasaba por allí. Y todo porque Neira presentó una querella contra los médicos de la Comunidad de Madrid que le atendieron por sus heridas. Querella que, una vez nombrado en el cargo, retiró', concluyó la feminista.

'La persistencia de desigualdades y discriminación por razón de sexo, una de cuyas manifestaciones más graves es la violencia que se ejerce contra las mujeres, hace necesaria la creación de un Observatorio de violencia de género en la Comunidad de Madrid', señala el decreto de 2003 por el que se creó el organismo.

Dicho decreto establece también que el Observatorio dependerá de la Consejería de Justicia e Interior, que actualmente dirige Francisco Granados y que tendrá hasta un máximo de cuatro asesores, aparte del presidente. En teoría, estos cinco asesores tienen que ser elegidos 'entre personas expertas en razón de sus funciones, dedicación o conocimientos'. Como asesoras, figuran entre otras la jueza María Tardón o la abogada Concepción Sierra.

'Se dotará al Observatorio Regional de la Violencia de Género de los medios materiales y personales necesarios para facilitar el efectivo funcionamiento y la eficacia en la gestión', señala el artículo tres del decreto. Sin embargo, el propio Jesús Neira ha asegurado que llevaban meses sin poder sacar proyectos por falta de dinero. La mala gestión de la entidad también ha sido criticada por las asociaciones feministas.