Público
Público

Aguirre equipara los grafiti a la kale borroka

La presidente de la Comunidad de Madrid quiere que los padres se responsabilicen de lo que hagan los hijos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La presidenta regional, Esperanza Aguirre, dijo este viernes que la kale-borroka disminuyó drásticamente y hasta desapareció cuando se responsabilizó a los padres de lo que hacían sus hijos y que lo mismo se quiere conseguir en Madrid, obligando a las familias a pagar los daños que causen los menores.

Aguirre, que colocó la primera piedra de un colegio concertado en San Martín de la Vega (Madrid), explicó así una de las novedades recogidas en la Ley de Medidas Fiscales y Administrativas para 2011, la conocida como Ley de Acompañamiento de los Presupuestos de la Comunidad, cuyo proyecto fue aprobado ayer por el Gobierno regional.

Ese proyecto de Ley, indicó la presidenta, recoge 'una petición muy atinada' del Ayuntamiento de Madrid y de otros municipios de la Comunidad, que el Gobierno regional ha querido atender, ha dicho, de acuerdo con el principio constitucional y 'absolutamente básico' de autonomía municipal.

En uno de sus apartados, la nueva Ley señala que los padres de los menores que sean sorprendidos haciendo pintadas o grafitis en la vía pública correrán con los gastos que ocasione la reparación de esos desperfectos ya que, según ha indicado la presidenta, los chavales 'no tienen solvencia' para afrontar las sanciones.

En este sentido, recordó que en el País Vasco, 'cuando la kale borroka quemaba contenedores y autobuses' y realizaba actuaciones violentas contra bienes municipales, 'se responsabilizó a los padres de lo que hacían sus hijos' y el resultado fue que esas actuaciones disminuyeron 'de una manera drástica y en algunos casos, como en Navarra, desaparecieron', ha afirmado.

Aguirre destacó que la Ley de Acompañamiento para 2011 establece que las sanciones por beber alcohol en la vía pública, el conocido botellón' no sean incompatibles con las sanciones por hacer ruido en la calle que recoge la Ordenanza municipal pues, en su opinión, ambas actuaciones molestan a los vecinos, sobre todo de noche.