Público
Público

Aguirre logra unir a Gobierno y sindicatos

La presidenta madrileña pretende reducir el número de liberados sindicales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Unidos frente Esperanza Aguirre. Pese a la convocatoria de la huelga general del próximo 29 de septiembre, la presidenta de la Comunidad de Madrid ha conseguido unir a Gobierno, sindicatos e IU para hacer frente a su pretensión de reducir el número de liberados sindicales en la Administración madrileña.

Según confirmó el consejero de Economía y Hacienda madrileño, José Antonio Beteta, el Ejecutivo autonómico está 'estudiando' una posible reducción de delegados sindicales, con la intención de 'extender' la limitación de representantes liberados que ya se llevó a cabo en el ámbito de la Educación en Madrid. Según El Mundo, el recorte afectaría a 2.000 delegados, el 70% de los cuales pertenecen a UGT, CCOO y CSI-CESIF. L

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ironizó acerca de la propuesta de Aguirre. En una entrevista en TVE, sostuvo que, 'de ser cierta' esa pretensión, 'sería verdaderamente sorprendente', ya que 'choca' con la idea del PP que desde hace meses se reclama como el auténtico 'partido de los trabajadores'. Sería, además, 'un auténtico recorte de derechos'.

'Con estas medidas no se solucionan los problemas', agregó el ministro de Fomento y número dos del PSOE, José Blanco. Hay 'suficientes problemas' en la Comunidad de Madrid en materia de educación, sanidad y otros servicios públicos como para 'atacar con una medida drástica a los representantes de los trabajadores', apostilló el ministro.

Más contundentes fueron los máximos representantes de los principales sindicatos españoles. El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, recordó a Aguirre que el Ejecutivo que dirige 'no tiene capacidad para modificar el Estatuto de los Trabajadores ni la Ley Orgánica sindical', el soporte legal que ampara los derechos sindicales.

El líder de CCOO especuló sobre la posibilidad de que todo sea 'una operación de propaganda para justificar la dinámica de acoso' de los conservadores 'a la acción de los sindicatos en el ámbito de las empresas'.

El secretario general de UGT-Madrid, José Ricardo Martínez, comparó a Aguirre con el religioso estadounidense que pretendía quemar un ejemplar del Corán. 'Igual que el pastor Terry Jones quema coranes, parece que Aguirre pretende quemar a los sindicalistas', señaló.

Martínez se mostró esperanzado en que en el último debate sobre el estado de la región de esta legislatura, que se celebra hoy en la Asamblea de Madrid, la pretensión de Aguirre no se convierta en el tema principal. 'Que se hable poco de los liberados, que son representantes de los trabajadores elegidos en las urnas, y se hable de parados, que es mucho más urgente', reclamó el líder madrileño de UGT.

El asunto se coló también en las primarias del PSM. Los dos aspirantes arremetieron contra el plan de Aguirre. Trinidad Jiménez emplazó a la presidenta a que 'apueste por un pacto por el empleo y no por eliminar los sindicatos'. Y Tomás Gómez le recordó que 'la patronal es necesaria, pero los sindicatos son imprescindibles'.

La dirección del PP, mientras, no cree que se vulnere ningún tipo de derechos con la medida. La secretaria general, María Dolores de Cospedal, aseguró 'que lo que está haciendo la Comunidad de Madrid es algo que legalmente puede hacer y que de ninguna manera menoscaba ni los derechos sindicales ni los derechos de los trabajadores'. No obstante, eludió apoyar expresamente la iniciativa.