Público
Público

Aguirre se pone al frente de la causa taurina

La presidenta de Madrid declara las corridas Bien de Interés Cultural

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Esperanza Aguirre convertirá los festejos taurinos de la Comunidad de Madrid en Bien de Interés Cultural (BIC), como el Monasterio de San Lorenzo del Escorial, la muralla de Buitrago de Lozoya o la ciudad de Aranjuez. Mientras en el Parlament de Catalunya se debate si deben prohibirse las corridas de toros, la presidenta madrileña ha decidido que estas tengan en su región la protección legal del patrimonio histórico. De este modo, se convierte en la primera administración autonómica que otorga la calificación de "hecho cultural de especial relevancia y significación".

El consejo de Gobierno que preside Aguirre ordenó ayer a la Dirección General de Patrimonio que inicie "la maquinaria administrativa" para declarar BIC a los toros, en palabras del vicepresidente madrileño, Ignacio González. Según la normativa, la mera puesta en marcha del procedimiento genera de forma inmediata la protección sobre el objeto que se decide conservar. En este caso, el objeto está por definir, dada su naturaleza.

Madrid acaba de recortar a la mitad la inversión en Asuntos Taurinos

De hecho, según confirmaron a Público fuentes de la Comunidad, la tauromaquia será el primer BIC "inmaterial" que se declara, ya que hasta ahora sólo habían recibido esa especial consideración monumentos, obras artísticas, zonas arqueológicas, conjuntos históricos y parajes pintorescos.

Además, según estas fuentes, sólo será protegida "la fiesta de los toros propiamente dicha", quedando fuera los denominados festejos populares como encierros, sueltas o capeas. Aun así, desde la Comunidad de Madrid señalan que ahora se inicia un "período máximo de 15 meses", en el que la Dirección General de Patrimonio deberá completar el expediente para describir exactamente qué se declarará Bien de Interés Cultural.

Durante ese periodo, los afectados podrán presentar sus alegaciones. En este caso, los afectados son todos y cada uno de los madrileños, incluidos los 179 ayuntamientos que dan cobijo y generalmente subvencionan los festejos taurinos.

Otros monumentos tendrán que compartir el "1% cultural"

La Ley de Patrimonio Histórico obligaría a los distintos consistorios madrileños a colaborar en la protección de la tauromaquia. De lo contrario, se verían expuestos a una sanción grave contra el patrimonio cultural. El año pasado, varios ayuntamientos de la región, como Rivas Vaciamadrid o Manzanares El Real, decidieron cortar el grifo de las subvenciones a la fiesta ahogados por la crisis.

Según el vicepresidente González, la medida aprobada será acompañada por otras de fomento de la "fiesta nacional", como la introducción de programas escolares divulgativos. Según González, su gobierno "asume la obligación de promocionar y proteger la fiesta de los toros como derecho de los ciudadanos al acceso a la cultura".

Una obligación que, sin embargo, ha sufrido este año un serio recorte en los propios presupuestos de Aguirre, que dedicará la mitad de dinero a los toros que el año pasado. Así, en 2009, la partida dedicada a Asuntos Taurinos sumaba un total de 5,1 millones de euros; para 2010, se invertirán únicamente 2,7 millones.

La declaración de BIC implica que el Museo Sorolla o el Jardín Botánico tengan que compartir con la tauromaquia el llamado "1% cultural". La normativa obliga a destinar ese porcentaje del presupuesto de las obras que se financien total o parcialmente por la Comunidad a la protección del patrimonio histórico.

González negó que esta decisión sea una consecuencia del debate que estos días se realiza en Catalunya para decidir si han de prohibirse las corridas, aunque reconoció que "es evidente que tiene mucho que ver". El propio González presidió de forma extraordinaria, el 18 de diciembre, la reunión del Consejo de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid, en la que se manifestó su apoyo a la fiesta de los toros "en todo el mundo y en especial en Barcelona", y "su propósito de seguir apoyando [...] que la ciudadanía pueda disfrutar del mismo en pleno uso de su libertad". Justo ese día, el Parlament aceptó a trámite la iniciativa popular para prohibir los toros en Catalunya.

Desde el PSOE madrileño critican la medida por considerarla un "brindis al sol que sólo va a conseguir que Madrid se lleve un poquito peor con Catalunya". Para Gregorio Gordo, portavoz de IU, la iniciativa del Gobierno regional es un "nuevo episodio del oportunismo grosero" de Aguirre. Ecologistas, verdes y antitaurinos tildaron la decisión de "pataleta demagógica" y "retroceso".


El 66,1% de los madrileños asegura no tener ningún interés en las corridas de toros, en tanto que un 33% afirma tener mucho o algún interés por estos espectáculos taurinos.

Así lo refleja la encuesta Interés por las corridas de toros, realizada en agosto de 2008 y última oleada de sondeos periódicos que realizó desde 1971 el Instituto Gallup, que pasó a denominarse 2007 IG-Investiga.

Según el estudio de IG-Investiga, el 66,1% de los ciudadanos de la región centro de España, que incluye a la Comunidad de Madrid, aseguran no tener ningún interés por las corridas de toros, cuando la media nacional es del 67,2%.

No obstante, la zona más antitaurina de España, según el sondeo, es la de Catalunya, Huesca y Zaragoza (73,2% de desinterés), seguida de Galicia; Asturias y León (67,9%), y Cantabria, País Vasco, Navarra, Logroño, Palencia y Burgos (67,6%), al contrario que la Comunidad Valenciana y Murcia, donde el estudio refleja una mayor afición (39,6% de interés).

Este estudio señala que el perfil de los aficionados a los espectáculos taurinos es en su mayoría masculino (un 37,2% de ellos afirmó interesarle los toros) y de más de 45 años, si bien las personas de 65 o más años son los que muestran más interés (41,8%). El mayor desinterés proviene de las mujeres (73,3%) y las personas con edades comprendidas entre los 15 y los 24 años (85,7%).