Público
Público

Aguirre recuerda que el Código Penal ya sanciona

Contradice a Montoro sobre los malos gestores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mientras el PP sigue haciendo esfuerzos para que todos sus cuadros de poder abracen la idea del ministro de Hacienda de sancionar a todo responsable político que gaste por encima del Presupuesto, la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, salió hoy a declarar que respalda que se aplique un castigo a todos los políticos que malgasten. Pero recordó que esas sanciones ya están en el Código Penal.

La de Aguirre es la misma tesis que esgrimieron algunos dirigentes socialistas el mismo día que Cristóbal Montoro anunció que se sancionará penalmente a los gobernantes que derrochen.

El anuncio del ministro ha sorprendido también en el PP

'Creo que a los políticos que malgasten hay que pedirles responsabilidades. Eso ya está y por lo tanto aquel que haga un mal uso de los fondos públicos que tiene que administrar, habrá que pedirles responsabilidades, sin ninguna duda', añadió la presidenta.

Aguirre no es la única dirigente del PP que considera que para sancionar a los políticos que despilfarran ya está el Código Penal. En los últimos días, un importante número de cargos del partido han manifestado en privado su sorpresa y sus dudas sobre el anuncio del ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, algo que obligó a la dirección nacional del partido a escenificar un apoyo cerrado al Gobierno por medio de su secretario de Comunicación, Carlos Floriano. 'Desde el PP vemos con muy buenos ojos y apoyamos que se refuercen las sanciones, también las penales', expresó el jueves.

Los conservadores acusan al PSOE de no querer castigar a los despilfarradores

El partido repartió hoy un argumentario en el que se acusaba al PSOE de no querer que se pidan responsabilidades a los despilfarradores y se recalca que 'el Gobierno exigirá responsabilidades penales y sanciones a los gestores públicos que malgasten el presupuesto'. Además, acusan a los socialistas de querer que se acabe 'con su práctica de ocultar facturas en los cajones.