Público
Público

Aguirre hace suyo el ideario ultraconservador del Tea Party

"Yo estoy bastante de acuerdo con tres de las cosas que pide: menos impuestos, menos intervención del Gobierno y más nación", afirma la presidenta de la Comunidad de Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, comparte los principios básicos del Tea Party, movimiento ultraconservador que nace en el seno del partido republicano de Estados Unidos.

Aguirre proclamó ayer en Los desayunos de TV que comulga con tres de sus ideas básicas: 'Menos impuestos, menos intervención del Gobierno y más nación americana'.

La dirección del PP no habla de lo que considera una opinión personal

'A la izquierda, el Tea Party le parece una cosa enormemente terrorífica de estos americanos que están tan locos todos ellos, pero son tres cosas que no están mal y con las que yo estoy bastante de acuerdo', afirmó.

Sobre la defensa de las armas, la abstinencia sexual o la limitación de los gases contaminantes que defiende este grupo extremista, Aguirre no se pronunció. Pero tampoco se desligó de ello. A su juicio, la visión que ofrecen los periódicos sobre este asunto 'no es la realidad'.

En el programa televisivo, le preguntaron insistentemente si pensaba que en España existía una corriente de pensamiento similar y si ella podría convertirse en su referente. Aguirre negó en repetidas ocasiones lo primero y bromeó diciendo que aquí, en cualquier caso, habría que bautizarlo como 'café party'. Respecto a lo segundo, jugó al gato y al ratón para eludir dar una respuesta directa.

'Es un ejercicio de autoafirmación de sus principios', dice un compañero

La dirigente conservadora también aprovechó para ensalzar 'el patriotismo' de este nuevo movimiento radical. Aunque para poner un ejemplo se refirió a Chile y a su actuación en el rescate de los mineros. '¡Qué lección de patriotismo!', señaló, al tiempo que indicaba que 'hasta Barack Obama' lo había tenido que reconocer. Aguirre confesó que a ella no le gusta el líder de los demócratas y recordó que ella había acudido a la proclamación del candidato republicano que luego perdió, John McCain.

Las palabras de Aguirre causaron ayer gran revuelo. Algunos dirigentes de su partido se la imaginaban ya cual Sarah Palin, la que fue candidata a la vicepresidencia en 2008, en el estrado.

La presidenta subraya lo poco que le gusta Barack Obama

Pero si en EE UU algunos republicanos temen las consecuencias electorales que puede tener el nacimiento de esta facción, ayer desde la dirección nacional del PP preferían desentenderse del tema y ni pensar en lo que ocurriría si se formase en España. Para ello no valoraron oficialmente 'lo que es una opinión' de la presidenta madrileña.

Eso sí, fuentes cercanas a Mariano Rajoy aseguraron que el PP 'no apoya ni deja de apoyar al Tea Party'. 'Nosotros respaldamos la democracia americana', sentenció uno de sus colaboradores tratando de evitar una nueva polémica.

A sus compañeros de filas no les pareció extraño. Un diputado conservador opinó que sus declaraciones no son más que 'un ejercicio de autoafirmación de sus principios políticos'.

'Siempre se ha autoproclamado liberal', apuntó otro. Algunos explicaban que lo veían 'coherente con sus postulados'. Los colaboradores de Aguirre dijeron, además, que no había que olvidar sus raíces. Y es que la dirigente conservadora arrancó su carrera política en Unión Liberal, un pequeño partido fundado por Pedro Schwartz en 1983, que formaría parte de Alianza Popular con Manuel Fraga.

Su entorno insiste en que, durante la entrevista, su jefa había dejado muy clara su posición. 'Reivindicó esos tres aspectos pero ninguno más', especificaron. Además, aseguraron que le habían intentado colgar el cartel de cabecilla del movimiento en España y 'no lo lograron'. 'Hasta ironizó con lo del café', dijeron quitándole hierro al asunto.

Desde la Comunidad de Madrid añadieron, además, que los principios que destacó eran los que estaba aplicando en el Gobierno regional 'con muy buenos resultados'.

Aguirre siempre ha hecho gala de su ideología. 'Me considero liberal precisamente por la preocupación social que tengo. Creo que las políticas que aplican en los partidos liberales son las que han traído mayor bienestar para mayor numero de ciudadanos y especialmente para los que están peor, para los más desfavorecidos', dijo en 59 segundos en abril de 2008.

Tanto ha presumido de ello que a algunos de su propia formación los llegó a hartar. Así, el vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, comentó en una entrevista que 'una cosa es ser liberal y otra muy distinta decirlo'.

'Nunca he oído a nadie decir más veces que a Aguirre soy liberal'. Hola, soy Esperanza Aguirre, soy liberal'. Siempre lo dice: Soy liberal', resaltó. Y pidió que se comparase si había habido más pluralidad en el canal autonómico de Telemadrid con ella o con su antecesor en el cargo, Alberto Ruiz-Gallardón. Por aquella y otras muchas más críticas, Cobo fue suspendido de militancia en el Partido Popular.

La líder del PP de Madrid dijo ayer que su partido tiene una alternativa económica clarísima: la ortodoxia financiera.