Público
Público

"Ahora el Estatut es de todos"

La presidenta del PP catalán, satisfecha con el fallo, pasó de combatir el Estatut a ser la única que lo defiende como ha salido del Constitucinonal. Busca votos en caladeros de PSC y CiU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Alicia Sánchez-Camacho (Barcelona, 1967) aspira a ser quien lleve al PP catalán, que nunca ha sido capaz de desprenderse de su sucursalismo, al Govern. Camacho, promocionada por Génova para el cargo en un traumático congreso hace dos años, ocupa ahora escaño en el Senado. Antes lo tuvo en el Parlament y en el Congreso.

El PP apela a "cosas que interesan a la gente". Hoy hace una semana quedó claro que el Estatut está entre ellas. ¿Le sorprendió?

Sobre todo interesa a los que se manifestaron el sábado. Me preocupa lo mayoritario y, según las encuestas, lo es el tema económico, el paro o la inmigración. Esas son las prioridades.

¿Le inquieta el choque de legitimidades entre el tribunal y la voluntad expresada en las urnas?

«El PP catalán ha sido el gran sacrificado; se acabó, defenderé mis intereses igual que hace Aguirre»

Me preocupa más la actuación irresponsable de algunos partidos. La norma máxima y que nos ha dado más autogobierno es la Constitución, votada por un 91% de los catalanes. Ese respeto a lo votado incluye la Constitución, que tuvo mucho más apoyo que el Estatut. Son las reglas y el PSC o CiU no las respetan. CiU muestra su cara independentista y la mayoría de sus votantes no están por eso.

¿La lectura que hace el TC de la Constitución es fiel al espíritu con el que se redactó? Ponentes del texto como Miquel Roca no se ven reflejados en la sentencia.

Puede tener su opinión, otros ponentes piensan otra cosa. La Constitución es la norma básica. Yo la comparto y en ella encaja una España moderna, competitiva y que atiende a lo común y a la diversidad. En Estados Unidos, nadie cuestiona al Supremo; se puede pedir cambiar las leyes, pero lo que no se puede hacer es no acatar.

Si no ha evolucionado la Carta Magna, lo ha hecho la derecha, que no la apoyó, entre otras cosas, por ser abierta en lo territorial.

Todos hemos evolucionado, no sólo la derecha. La España actual no tiene que ver con la de 1978 y el PP siempre ha defendido las reglas del juego.

Montilla propuso ayer una reforma de la Constitución para asegurar el reconocimiento de la personalidad plena de Catalunya.

Lo que no puede pretender Montilla es que un Estatut derive en una reforma de la Constitución, que es el gran consenso de todos. Es el Estatut el que se debe adaptar a la Constitución y no al revés. Ahora el Estatut es constitucional y el president debe dejar de buscar atajos para incumplir la sentencia.

La manifestación fue masiva. ¿Acepta que tuvo matices pese a la preponderancia independentista?

Acepto los matices y respeto las manifestaciones como querría que me respetaran a mí. La manifestación no fue unitaria. Mientras la plataforma convocante y CiU defendían la independencia, Montilla defendía los intereses del PSC y quiso confundir a mucha gente. Hablan de derecho a decidir pero después se echan atrás cuando se propone una iniciativa popular para abrir un proceso de secesión. No me extraña que haya gente que se sienta traicionada por ellos.

El PP propuso recuperar el recurso previo en el TC. Otros quieren excluir de control de constitucionalidad leyes pasadas por las urnas. ¿Es compatible?

Desde el consenso debemos buscar las posibilidades de mejorar el funcionamiento del TC siguiendo las reglas del juego. Ya cuando se negociaba el Estatut, pedimos el recurso previo y Zapatero dijo que no. Es el principal culpable de la situación: engañó a Catalunya, a su partido y a CiU. Me preocupa que ahora quiera recuperar aspectos inconstitucionales.

La sentencia aborda el debate de la lengua y abre la puerta a revisar las políticas actuales. ¿Lo harán?

Fija que Catalunya es una nacionalidad histórica, algo que yo comparto. En la lengua, se defiende el modelo que hemos impulsado, el de la libertad. Nunca hemos creído en la inmersión lingüística a base de imposiciones. Creo en el modelo trilingüe de escuelas privadas donde estudian mis hijos o los de Montilla. Creo en la escuela en catalán, pero no como única lengua. Si lo piden los padres, debe ser vehicular el castellano.

Este es el modelo que se aplica en el País Valenciano

Sí, y en el País Vasco o en Galicia.

Y tiene como resultado que los niños que estudian sólo en castellano acaban sin dominar el euskera, el catalán o el gallego.

Estamos por el conocimiento del catalán y del castellano, que sean hábiles en las dos lenguas y en una tercera. Es un modelo de excelencia y no creo que se ponga en cuestión la igualdad de oportunidades. No sé en qué datos se sustenta lo que usted dice. Yo estudié en ambas lenguas y domino las dos.

Ha recordado que el TC consagra a Catalunya como nacionalidad histórica y que se siente cómoda. ¿Esta consideración qué implica en la España de 2010?

Que somos una nacionalidad histórica secular, propia y enriquecedora a nivel de ser y de tradiciones. Y el país debe avanzar hacia una mejora de la calidad de vida. Tenemos garantizado un autogobierno que debe permitirnos ser el motor de España; ahora estamos en la cola de la España autonómica.

¿Por qué en el debate del estado de la nación Mariano Rajoy pasó de puntillas sobre el asunto?

Lo que debíamos decir ya lo dijimos. Nosotros votamos no a un Estatut inconstitucional y ahora tenemos uno que es de todos. Las leyes deben adecuarse y Zapatero debe asumir responsabilidades sin usarlo para no asumir sus fracasos.

¿Les alivia haber superado el debate del Estatut?

Las urnas dirán. No creo que el votante socialista coincida con las manifestaciones independentistas de Montilla. El PSOE pone al límite el pacto constitucional y eso no lo quiere la gente; para nosotros, hay una oportunidad. Cada vez veo más remotas las alianzas con CiU o el PSC. Debemos sacar un buen resultado para tener influencia.

Fue diputada en el Parlament de un PP que sostenía a Jordi Pujol sin contrapartidas en Catalunya. ¿Es posible repetir ese escenario de un PP catalán instrumental?

En ningún caso. Yo viví eso. Hicimos president a Pujol y conseller en cap a Mas sin necesitar sus votos. Y el trato que hemos recibido es inaceptable; haré valer mis votos. Lo ideal sería una alternancia normalizada.

¿Plantaría cara a Rajoy en defensa del PP en Catalunya?

Buscaré lo mejor para el PP de Catalunya, no para el PP. Durante años hemos sido los grandes sacrificados pero se acabó. Núñez Feijóo, Basagoiti o Aguirre defienden sus intereses y ahora es nuestro momento.

Las elecciones estarán también marcadas por la corrupción. ¿A quién perjudicará más?

A todos. Hemos pasado del oasis catalán a la judicialización vía PSC y CDC con cobros de comisiones e irregularidades. Hay que ser implacables. Lamento que no se respeten las comisiones de investigación.

En el País Valenciano o Madrid, no ha habido esas comisiones.

El PP en Valencia y Madrid las ofreció si se investigaban casos de otros partidos. Nosotros actuamos como debíamos.