Público
Público

Aído: "La ley es más segura y da más garantías jurídicas a las mujeres"

La ministra de Igualdad defiende la constitucionalidad de la nueva Ley del Aborto y asegura que se ajusta más "a la realidad de la sociedad española"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, ha defendido la constitucionalidad de la Ley del Aborto que entra en vigor este lunes porque 'respeta plenamente los límites que se impusieron en su día por el Tribunal Constitucional'. 

En declaraciones a la Cadena SER, Aído ha asegurado que se trata de una legislación 'más segura que ofrece más garantías jurídicas tanto a mujeres como a profesionales'. La ministra considera que se trata de una ley 'más ajustada a la realidad de la sociedad española' y que 'respeta la confidencialidad de los datos', ofreciendo 'más garantías en el acceso a la prestación'. 

Además, la titular de Igualdad ha reiterado que en el Gobierno están 'plenamente convencidos de la constitucionalidad de la ley'. Aído ha explicado uno de los puntos más polémicos del nuevo texto legislativo, el referido a las chicas de 16 años que quieran abortar. 'La decisión final es de ellas', ha afirmado la ministra, quien ha aclarado que la ley permite que al menos uno de los representantes legales de la menor esté informado, pudiéndose prescindir de tal información en caso de conflictos graves. 

Bibiana Aído considera que esta nueva ley tiene como objetivo 'reducir el número de embarazos no deseados', así como 'el número de abortos, que no han parado de crecer en las últimas décadas' en España. Sin embargo, añade que aún 'no se puede hablar de cifras' para el futuro, aunque espera que se reduzcan de 'manera significativa'. En este sentido, Aído ha destacado el capítulo referido a la prevención de embarazos no deseados, algo que 'ha pasado desapercibido en el intenso y largo debate'. 

Se trata, según la ministra, de dar respuesta a un problema que no satisfacía a nadie porque la realidad estaba caracterizada por un creciente número de abortos y embarazos no deseados, así como de una inseguridad a la que se enfrentaban las mujeres que tomaban la decisión con miedo a que su expediente terminara en un juzgado.