Público
Público

Al menos 17 detenidos por prostituir a mujeres subsaharianas

Los implicados extendían sus redes por Madrid, Barcelona, Tarragona, Algeciras y Las Palmas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Policía ha desmantelado un red de tráfico de mujeres de origen subsahariano a las que obligaban a prostituirse en la calle bajo amenazas, vudú y palizas constantes. En la operación han sido detenidas al menos 17 personas: siete en Madrid, cuatro en Barcelona, dos en Algeciras, otros dos en Las Palmas, uno en Sevilla y otro en Tarragona.

La operación, que permanece abierta y en la que no se descartan más detenciones, ha sido desarrollada por diferentes unidades territoriales de las brigadas de Redes de Inmigración y Falsedades Documentales, en colaboración con la Guardia Urbana de Barcelona.

La investigación se inició gracias a la denuncia de una de las víctimas que espera la resolución bajo la condición de testigo protegido, según ha informado la Policía.  La declarante llegó a España engañada por una organización de ciudadanos nigerianos que la obligaban a ejercer la prostitución callejera.

Los investigadores averiguaron que la red estaba perfectamente estructurada y organizada, con conexiones en distintos países africanos por donde iban cruzando las víctimas hasta su llegada a España. Una vez en España, las mujeres eran obligadas a ejercer la prostitución en la calle para hacer frente a la supuesta deuda contraída con la organización que, en algún caso, llegaba a los 50.000 euros.

Para garantizar el pago, los explotadores se quedaban con una parte del dinero, les imponían multas si no realizaban el pago en los períodos establecidos y también les cobraba un alto alquiler por la habitación en la que vivían.

Además del delito de explotación sexual, los componentes de la organización también falsificaban documentos, como pasaportes o antecedentes de penales para conseguir regularizar la situación administrativa de las mujeres traficadas.

Otros componentes se dedicaban a recoger numeraciones de tarjetas de crédito a través de Internet, en su mayoría de entidades bancarias de Estados Unidos. Finalmente realizaban compras electrónicas de todo tipo de mercancías utilizando tiendas online.

Una vez que tenían los productos en su poder, los vendían a otros compatriotas a un precio inferior al de mercado, obteniendo grandes beneficios con la transacción.