Público
Público

Al menos 17 infectados por 'E. coli' comieron en el mismo restaurante

Un local de Lübeck, ciudad cercana a Hamburgo, centra las pesquisas sobre el brote infeccioso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tras dar varios palos de ciego, parece que los científicos alemanes avanzan en su búsqueda del origen de la epidemia alimentaria de Escherichia coli enterohemorrágica (EHEC), que se ha cobrado 19 vidas y extendido por media Europa en sólo un par de semanas. La última pieza de este enorme rompecabezas es un restaurante de la ciudad de Lübeck, cerca de Hamburgo (en el norte del país), donde podría haber surgido el brote infeccioso, según publicaba en su edición de ayer el diario local Lübecker Nachrichten.

Los expertos descubrieron que hasta 17 de los pacientes infectados por EHEC (y que ya superan los dos millares) habrían ingerido alimentos en este establecimiento entre el 12 y el 14 de mayo.

Las víctimas del establecimiento comieron entre el 12 y el 14 de mayo

Los enfermos relacionados con el local pertenecen a grupos muy diversos: una caravana de ocho turistas daneses, que estaban de visita en la ciudad, y unas 30 mujeres llegadas de todas partes de Alemania para asistir a una jornada sindical. Ocho de ellos están en estado grave, es decir, ingresados por el síndrome urémico hemolítico (una complicación de la enfermedad). Una de las mujeres falleció.

'Resulta destacable que los enfermos procedan de grupos tan variopintos', y no relacionados anteriormente entre sí, explicó el microbiólogo de la clínica universitaria de Lübeck, Werner Solback, quien insistió además en que 'hasta ahora sólo había indicios, y por primera vez hay una coincidencia'. Según Solback, 'el restaurante no tiene culpa alguna, pero la cadena de suministro podría proporcionar la prueba crucial'.

'El restaurante no tiene culpa alguna', asegura un microbiólogo

Durante una reunión celebrada el pasado viernes, expertos del Instituto Robert-Koch de Berlín (RKI) y del Instituto Federal para la Evaluación de Riesgos (BfR) acordaron utilizar el hallazgo para investigar a fondo el restaurante: desde los alimentos hasta los utensilios, pasando por la cadena de transporte y de suministro, pues cualquier indicio podría llevar hasta el origen del brote infeccioso.

Fuera de las fronteras alemanas, las autoridades de seguridad alimentaria de la Unión Europea aguardan impacientes a que los análisis del local que realiza el RKI den resultados concluyentes, pese a que ello podría demorarse todavía algunos días.

En cualquier caso, la búsqueda parece acotarse cada vez más a la zona de Hamburgo y alrededores. Es más, según asegura la revista Focus, el RKI especula con una nueva hipótesis: la de que la infección se originara durante las fiestas del aniversario del puerto de Hamburgo, donde alrededor de un millón y medio de personas se reunieron para celebrar esta fecha señalada entre el 6 y el 8 de mayo.

Un médico alemán dice que detrás del brote podría haber un acto deliberado

Una semana después llegaron los primeros pacientes con diarreas abundantes, y en algunos casos sanguinolentas, a la clínica universitaria de Hamburgo-Eppendorf.

Sin embargo, las autoridades sanitarias de la región descartaron la tesis, pues dado el periodo habitual de incubación de la enfermedad, entre tres y cuatro días, las fechas no cuadrarían. Tampoco las informaciones facilitadas a Público por el RKI, que fechaban el primer caso el 2 de mayo. Por su parte, el Ministerio de Agricultura de Kiel insiste en que aún no hay pistas definitivas, con lo que podría quedarse en una hipótesis más.

Mientras, sigue sin descartarse que el germen patógeno proceda de aguas fecales humanas o del contacto de los alimentos con animales o restos de estos, como apuntó Donato Greco, de la Organización Mundial de la Salud. Por otra parte, el jefe de los servicios de Higiene en la clínica berlinesa Vivantes, Klaus-Dieter Zastrow, afirma que detrás del brote puede haber un acto deliberado, según Focus.

El presidente de la Asociación de Control Alimentario, Martin Müller, afirma que, en caso de que el germen patógeno haya estado presente alguna vez en el restaurante, hay muchas posibilidades de comprobarlo a pesar de que hayan transcurrido semanas desde el contagio, ya que bastaría con encontrar una pequeña cantidad de microbios.