Público
Público

Al Qaeda vuelve a dar pruebas de vida de los cooperantes secuestrados

Albert Vilalta y Roque Pascual llevan retenidos desde noviembre de 2009 por la rama terrorista en el Magreb

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las familias de Albert Vilalta y Roque Pascual, secuestrados en noviembre en Mauritania junto con la ya liberada Alicia Gámez, han recibido una prueba de vida y alguna llamada telefónica de los dos cooperantes catalanes en los últimos días.

Así lo confirmó el director de la ONG Barcelona Acció Solidària, Francesc Osan, en declaraciones a RAC1. 'Sabemos que las familias han podido ver una fe de vida de los secuestrados', aunque para Osan se ha hablado tantas veces de una liberación inminente que ya no hacen caso a estas noticias.

Osan criticó, además, que el Gobierno no ha contactado con la ONG desde la liberación de Gámez ya que no les considera interlocutores. 'Hemos intentado varias veces hablar con ellos, por teléfono, por correo electrónico o por SMS, pero tampoco ha habido opción', dijo.

No obstante, el Ejecutivo sí que está en contacto con las familias, y son ellas quienes informan a Barcelona Acció Solidària sobre el estado de salud de los secuestrados, de quienes dijo que les ha llegado que 'están bien'. Según Osan, las familias confían 'plenamente' en el Gobierno, que son quienes están negociando. 'O tienes fe en ellos o no tienes fe en nadie', indicó.

'O tienes fe en el Gobierno o no tienes fe en nadie', dijo Osan Sobre el estado de salud de Gámez, afirmó que se está recuperando 'poco a poco', pero que no acabará de recuperarse del todo hasta que vuelvan sus dos compañeros.

Osan se refirió también al principal condenado por el secuestro, Sid'Ahmed Ould Hamma, alias Omar Sahraoui, y dijo que su extradición a Mali podría favorecer el intercambio porque 'Mali podría ser más flexible que Mauritania'.

La semana pasada el tribunal de apelaciones de Nuakchot confirmó la sentencia de 12 años de cárcel con trabajos forzados para Omar Sahraoui. Los tres cooperantes fueron secuestrados el pasado 29 de noviembre en Mauritania por Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI).