Publicado: 17.10.2015 13:25 |Actualizado: 17.10.2015 13:25

Alberto Garzón reconoce que pensó que Podemos podía ser una oportunidad para refundar IU

"He de reconocer que nunca imaginé que tuvieran tan buenos resultados. Los infravaloré", confiesa el líder de IU, a la vez que reconoce que creía que Podemos obtendría "como mucho" dos escaños en las elecciones europeas.

Publicidad
Media: 2.20
Votos: 5
Comentarios:
Alberto Garzón, líder de IU, durante un mítin del partido político. EUROPA PRESS

Alberto Garzón, líder de IU, durante un mítin del partido político. EUROPA PRESS

MADRID.- El candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, reconoce en su último libro que nunca imaginó que Podemos pudiera obtener tan buenos resultados electorales. Es más, vio en el partido de Pablo Iglesias una oportunidad para refundar IU y toda la izquierda española.

En la obra 'A pie de escaño' (Ed. Península), Garzón hace un análisis del momento político actual a través de la experiencia vivida durante los últimos cuatro años como diputado en el Congreso, recurriendo a sus textos e intervenciones en el Hemiciclo.



Pero además, relata cómo se afilió al Partido Comunista tras años de activismo político y sindical en la universidad y revela cómo vivió la gestación de Podemos bajo el liderazgo de Pablo Iglesias, a quien define como "un amigo y antiguo compañero de trinchera".

Según apunta, algunos compañeros de IU le pidieron que intercediera "para que quitarle a Pablo esa historia de la cabeza". Pero él se negó creyendo que se trataba de un proyecto que podía ayudar a refundar IU y, "aún más", podía ayudar a refundar la izquierda en el país. "He de reconocer que nunca imaginé que tuvieran tan buenos resultados. Los infravaloré", confiesa.

Garzón reconoce que creía que Podemos obtendría "como mucho" dos escaños en las elecciones europeas de mayo del pasado año y asegura que tampoco ningún dirigente del partido auguraba un resultado tan alto como el logrado, con cinco diputados. "Salvo uno, a decir verdad", indica apuntando a Juan Carlos Monedero, el único dirigente de Podemos que, según asegura, ya vaticinaba este éxito electoral.

A su juicio, esta situación llegó después de unos años en los que IU no fue capaz de actuar como "un instrumento eficaz con el que aspirar a transformar la sociedad". De hecho, critica que en las mismas elecciones europeas la organización optara por confeccionar las listas "con los mismos métodos que se habían usado diez años antes", situando a Willy Meyer como cabeza de lista y sin optar por "una candidatura ilusionante, con líderes sociales y referentes políticos de alto nivel encabezando".

Podemos no es el instrumento de cambio

"En cuanto Podemos irrumpió en el escenario político, IU inició un proceso de reflexión que continuó con un muy rápido proceso de renovación", celebra señalando hitos como la convocatoria de primarias para elegir al candidato a la Presidencia del Gobierno o la retirada de esta carrera del coordinador federal, Cayo Lara.

Según recuerda, él se presentó a esas primarias provocando sorpresa incluso entre algunos compañeros de sus propias filas, que esperaban que se marchase a Podemos. "Considero que Podemos podía ser una oportunidad pero no era el instrumento de cambio. Mis valores y principios de izquierdas me hacen pertenecer al proyecto en el que creo, que es el del Partido Comunista", justifica.

Todo esto tras duras críticas a Izquierda Unida, que cree que en 2008 había ido "abandonando" la presencia en la calle, en los barrios y en los espacios de conflicto social para priorizar "la batalla institucional".

Los mismos argumentos asegura que defendía también tras las generales de 2011 para poner de relieve los "graves errores" de IU. "La política de IU no puede reducirse al ámbito institucional, sino que debe incluir la totalidad de los sujetos políticos en activo. No se puede valorar todo en clave electoral porque estaríamos tirando por la borda nuestros principios", argumenta.

El mayor error de IU en su historia

Sin embargo, lamenta que a pesar de estas reflexiones y de los propios documentos de la organización, "no se hizo nada para evitarlo". "Los aparatos de Izquierda Unida no se involucraron por lo general en los procesos de refundación", lamenta señalando éste como "el mayor error de IU en toda su historia".

Un ejemplo es, a su juicio, los resultados electorales, que demostraban que la beneficiaria de la caída de PP y PSOE era la suma de la abstención y el voto en blanco. "Algo estaba fallando en IU si el objetivo era pasar del 10% que pronosticaban entonces las encuestas y si queríamos, realmente, ser instrumento de cambio", asume.