Público
Público

El alcalde de Ourense formaliza su dimisión y deja su acta de concejal

Francisco Rodríguez vuelve a proclamar su inocencia en el acto de renuncia. Le sucede provisionalmente en el cargo la socialista Marga Martín

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Francisco Rodríguez ha formalizado hoy su renuncia como alcalde socialista del Ayuntamiento de Ourense, tras verse imputado en la operación Pokémon que investiga una presunta trama de corrupción política por el cobro de comisiones que ya suma 23 detenidos. Rodríguez ha renunciado también al acta de concejal, en el transcurso de un pleno extraordinario celebrado esta mañana y en el que la primera teniente de alcalde, Marga Martín, ha asumido provisionalmente la Alcaldía, hasta que se celebre un nuevo pleno dentro de unos diez días.

La sesión plenaria se celebró en medio de una gran expectación, ante la presencia de centenares de ciudadanos que se concentraron en la Plaza Mayor para escuchar el desarrollo de la sesión a través de los altavoces que había instalados en el exterior de la casa consistorial.

Francisco Rodríguez fue el último en el uso de la palabra y proclamó su inocencia de todos los cargos que se le imputan –delitos de cohecho y prevaricación– e hizo alusión a la persecución mediática y política contra su persona. 'Mucho más importante que cualquier consideración política, quiero afirmar rotundamente en este salón de plenos y ante el pueblo de Ourense que los cargos que me imputa una juez de Lugo son radicalmente falsos y así se demostrará sin sombra de duda', aseguró Rodríguez.

Rodríguez insiste en que se va porque no tiene apoyos políticos suficientes

Frente a sus críticos, dijo: 'Nunca tuve intención de aferrarme en el cargo' y añadió que no es culpable de ninguna de las acusaciones, por lo que se consideró 'víctima' de una acusación 'sin pruebas' y de la 'presión injusta' por parte de su propio partido, la dirección gallega del PSdeG-PSOE. Rodríguez aseguró que el 'quebranto personal y familiar' al que se ha visto expuesto no se lo desea a nadie, como tampoco el 'linchamiento mediático, injusto y desproporcionado'.

En cuanto a su dimisión, confirmó que no dimite por las imputaciones o presiones partidistas, sino porque no tiene 'apoyos ni mayoría suficientes para mantener el Gobierno municipal'. Considera que 'cumplió' su compromiso con esta ciudad 'al pie de la letra', y que se va 'con la cabeza alta, con la dignidad intacta y los bolsillos vacíos', y con el único deseo de recuperar a su familia y amigos. A la salida del pleno el ya exalcalde recibió los abrazos de familiares y amigos, en medio de un ambiente de emoción.