Público
Público

Un alcalde contra viento y marea

Esta victoria permitirá a Hereu repetir como cabeza de lista en las elecciones municipales del 22 de mayo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Jordi Hereu es la más clara demostración de cómo una persona sin demasiada ambición puede alcanzar un cargo tan importante como la Alcaldía de Barcelona. A falta de ambición, su fórmula es trabajar de manera incansable y tener mucho contacto con los vecinos. Es lo que los políticos llaman 'proximidad'. Y en este ámbito muy pocos le ganan. Ni Montserrat Tura, su adversaria, ni Joan Clos (su antecesor) ni los candidatos de los otros partidos políticos. La mayoría de sus rivales ven 'la proximidad' como un mal trago que hay que pasar para convencer a los votantes. Hereu ha aprovechado este don y se ha hecho querer por mucha gente, incluso por algunos políticos de la oposición municipal que, en lo personal y lejos de la batalla política, le han mostrado su apoyo cuando las cosas no funcionaban. Y esa es su fuerza.

Además, su equipo le defiende con las uñas y cualquier intento de la dirección del partido de apartarlo se ha visto como un ataque a todo el colectivo, a toda la Federación de Barcelona. Pasó cuando el primer secretario del partido, José Montilla, insinuaba que no estaba claro que Hereu fuese el candidato, y ha pasado ahora, cuando Tura ha osado desafiarlo. A menudo, incluso parece que la federación tiene más ganas de luchar que él mismo, pero no es así. En contra de la percepción que existe del alcalde, Hereu no tiene nada de ingenuo.

El regidor de Barcelona gana en proximidad a todos sus adversarios

En diferentes ocasiones ha demostrado tener decisión y ha aplicado la mano dura contra viento y marea. Defendió el trazado del AVE por el centro de la ciudad y por debajo de la Sagrada Familia ante una amplia oposición. Él es el responsable también del área verde de aparcamiento y de la ordenanza de civismo, y ninguna de estas dos decisiones fue fácil. La primera suponía hacer desaparecer todos los aparcamientos gratuitos de la ciudad y, la segunda, supuso enfrentarse al resto de partidos de izquierda que había en el gobierno, empezando por ICV-EUiA, que consideraba que ni la prostitución ni la mendicidad tenían nada que ver con el civismo. En esa ocasión, la derecha aplaudió al alcalde, ERC acabó cediendo y Hereu ganó una batalla muy importante para lograr la Alcaldía un año más tarde, cuando se retiró Joan Clos. Esa tenacidad también le llevó a insistir en el referéndum para reformar la Diagonal, que acabó siendo su mayor fiasco político.

El alcalde está casado y tiene dos hijos. Nació en el barrio de Sant Gervasi y se licenció en ESADE. Hereu entró en política desde la Federación de Les Corts. A pesar de empezar en las zonas más acomodadas de la ciudad, algunas voces le acusan de haberse olvidado de estos barrios (con el Eixample incluido) y de haber hecho demasiado caso a distritos como Sant Martí o Sant Andreu, las zonas obreras de la ciudad. Sin duda, es el alcalde que más veces ha visitado estos barrios periféricos y el que más se ha esforzado por incorporarlos a la ciudad.