Público
Público

Los alcaldes se plantean limitar el tráfico en el centro de las ciudades

La FEMP presentará al Ejecutivo su plan de ahorro energético // Pedro Castro se reunirá este martes con el ministro de Industria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

No será hasta el próximo viernes, 4 de marzo, cuando el Consejo de Ministros sancione definitivamente su plan de ahorro energético, el que incluye la bajada de la velocidad máxima en autovías y autopistas de 120 a 110 kilómetros por hora. Hasta entonces, el Gobierno intentará trabar acuerdos con comunidades autónomas y ayuntamientos para asegurar el recorte de 'la factura petrolera' y evitar que, si sube mucho el crudo, se vea 'comprometida la recuperación económica', una situación que España 'no se puede permitir', como ayer incidió el vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba. El martes será la reunión del ministro de Industria, Miguel Sebastián, con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

Ayer sábado, su presidente, el socialista Pedro Castro –alcalde también de Getafe (Madrid), adelantó las grandes medidas que propondrá al Ejecutivo. Destaca una: limitar el tráfico rodado en el centro de las ciudades.

Los regidores ven factible una bajada de las tarifas de los autobuses

Reducirlo, ¿cómo? La FEMP plantea una solución, ya implantada en otras ciudades: que unos días sólo puedan acceder al casco antiguo los coches particulares con matrículas pares; otros, sólo aquellos con matrículas impares. Pero sólo es una alternativa.

A Castro no le gustan los peajes para poder penetrar en el centro o gravar más los vehículos más contaminantes: 'No soy partidario de una mayor presión fiscal. Para que los ciudadanos se animen a dejar su coche, debes ofrecerles propuestas en positivo'. No obstante, todas las medidas fiscales deberían incluirse en la Ley de Financiación Local, pendiente ya para la siguiente legislatura después de que el Ejecutivo la aparcara. Tampoco cree que haya 'margen' para reducir la velocidad en las zonas urbanas. 'En muchos cascos, ya está limitada a 20 km/h, así que más no se puede bajar', explicaba ayer a Público.

La FEMP no es partidaria de poner peajes para acceder al centro urbano

La limitación de acceso al centro de los municipios debería llevar aparejada, para la FEMP, la potenciación del transporte público. Hay varias vías, subraya Castro: la construcción de aparcamientos disuasorios en las afueras, la 'optimización' de los intercambiadores o ampliar la red y el horario de metro, una decisión que debe ser concertada con las autonomías. La bajada de tarifas de autobuses (o el mismo metro) 'puede ser también factible', en línea con el recorte del 5% que Renfe aplicará a los billetes de Cercanías y media distancia a partir del 7 de marzo. 'Si el transporte público es más barato, las administraciones ganarían menos por ticket, pero al haber más viajeros, ingresarían más'.

Los taxis entran en el paquete: 'Hacen falta más paradas, que sea cómodo encontrarlos. ¿Bajar sus precios? Si ganamos en eficacia y eficiencia, podrían reducirse o mantenerse', agrega.

Castro se fija en el ejemplo de Vitoria, que lucirá en 2012 el título de Capital Verde Europea, y que ha visto crecer en un 42% el uso del transporte público, gracias a la llegada del tranvía y de un plan de movilidad sostenible.

Rubalcaba confirma que habrá más medidas para reducir el consumo

El otro gran eje de medidas gira en torno a la iluminación de los edificios públicos, sean sedes oficiales, polideportivos o centros de ocio: reducir la luz exterior y controlar también la que se utiliza en el interior. Castro plantea ir sustituyendo las lámparas antiguas por focos de bajo consumo y sensores, para que evitar el derroche.

El líder de la FEMP insiste igualmente en su tercer eje de iniciativas: descentralizar la administración, para que los ciudadanos no tengan que resolver todos sus trámites en el centro de la ciudad. Pone de ejemplo Madrid: 'Sacaría todas las consejerías de la capital y las llevaría fuera, a municipios grandes, de más de 100.000 habitantes'. Suya ha sido siempre la idea de hacer de Getafe capital de la Comunidad de Madrid (que no de España) y trasladar la Consejería de Cultura a Alcalá de Henares. 


'Distinta predisposición' // Pedro Castro llevará al Gobierno ese “decálogo de medidas”, aunque sabe que la FEMP, por sí misma, no puede obligar a ningún alcalde a que acate sus propuestas. “Hay distinta predisposición según qué municipios”, resopla. Buenos ejemplos son los de “Vigo, Sevilla, Bilbao, Vitoria...”, cita. Ahí no está Madrid. Recuerda la “bronca” que sostuvo a principios de mes con Alberto Ruiz-Gallardón, cuando una espesa boina de polución asfixiaba la capital. “En Madrid no es posible seguir así por más tiempo, es una cuestión de salud”, recalca. Castro confía en que los regidores acaben convenciéndose: “Gallardón, [Jordi] Hereu [alcalde de Barcelona]... Todos tienen que pensar que no hay más salida”.

Energía, salud y vida // El líder de la FEMP repite una y otra vez que no se trata sólo de ahorrar (objetivo inmediato del Ejecutivo), sino también de “limitar la polución y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos”.

Por la sostenibilidad // La FEMP ya propuso, en su reunión el pasado 10 de febrero con Rosa Aguilar, ministra de Medio Ambiente, 15 medidas para reducir la contaminación: impulso de la bicicleta, fomento de las flotas de vehículos limpios, mejora de la eficiencia energética, modernización del alumbrado público, incremento de la recogida selectiva de residuos, apuesta por las energías renovables... Aguilar ya entonces descartó la fiscalidad como única medida para paliar los altos índices de polución.

El instrumento, la ley // Castro pedirá a Gobierno y CCAA “que legislen”, para garantizar la homogeneidad de las medidas y su obligado cumplimiento.