Público
Público

Referéndum 1-O La alcaldesa de L'Hospitalet (PSC), a la Policía Nacional: "Iros"

Núria Marín considera "impresentable" el uso de la fuerza y se disculpa con los vecinos que la increparon por no ceder locales y llegar "tarde": "Esto no es culpa mía", les ha respondido.

Publicidad
Media: 4
Votos: 7
Comentarios:

La alcaldesa de L'Hospitalet de Llobregat, Nuria Marin, se enfrenta a un policía fuera de la Escuela Can Vilumara. EFE/Quique García

La alcaldesa de L'Hospitalet de Llobregat, Núria Marín (PSC), se ha enfrentado hoy a la Policía Nacional para intentar impedir que precintaran uno de los colegios electorales de su ciudad. "Iros", le ha pedido la edil a los agentes presentes en el Instituto Can Vilumara. 

Según ha informado La Vanguardia, decenas de furgones policiales llegaron al centro para requisar material del 1-O y, tras encontrarse las puertas cerradas, entraron por la fuerza creando destrozos materiales. También hubo golpes y heridos. Algunos, trasladados al hospital. 

La alcaldesa de la localidad se encaró con los agentes. "No puedo justificar de ninguna manera la violencia", sentenció. Sin embargo, algunos vecinos consideraron "oportunista" su intervención. "Llegas tarde", le han dicho. Otros incluso pidieron su dimisión. 

Mientras contestaba a los periodistas en las calles de la ciudad que gobierna, la segunda más poblada de Catalunya, varios vecinos la han censurado por no haber cedido locales para votar.

La alcaldesa de L'Hospitalet de Llobregat, Núria Marín (PSC), se enfrenta a una vecina que quería votar en el centro de Secundaria Can Vilumara. EFE/Quique García

Marín, pese a todo, ha tachado hoy de "impresentable" que se impida "por la fuerza" que la gente de "buena fe" que quiere expresar lo que opina pueda hacerlo.

La alcaldesa ha lamentado que lo que ocurre hoy en Catalunya es "lo que algunos quieren que pase", es decir el enfrentamiento entre "gente de buena fe" que quiere votar y quienes lo están "impidiendo por la fuerza". "Esto es impresentable", ha añadido.

"Esto no es culpa mía", ha rebatido Marín a los vecinos que la increpaban en la calle.

En los días previos al 1-O, la regidora indicó que no pensaba actuar para impedir la apertura de los locales y advirtió: "Lo que más nos preocupa es que pueda haber algún altercado o confrontación".