Público
Público

Alemania cree que ya ha pasado lo peor

Las autoridades siguen buscando el origen del brote de E. coli

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Hay algunos argumentos que nos indican que lo peor del brote ya ha pasado'. Con estas palabras, el ministro federal de Salud alemán, Daniel Bahr, expresaba ayer su moderado optimismo ante la ralentización de la tasa de nuevas infecciones por Escherichia coli. En la misma línea, la responsable de sanidad de Hamburgo, la senadora Cornelia Pruefer-Stocks, aseguró que los centros sanitarios que están atendiendo a los afectados por el brote señalan 'que la situación está mejorando gradualmente'. 'Estamos viendo cómo dan de alta a los primeros pacientes, otros están mucho mejor, así que los primeros atisbos de esperanza están en el horizonte', añadió.

Entretanto, las autoridades alemanas prosiguen con las labores de investigación para tratar de averiguar el origen del brote de la cepa O104:H4 de E. coli enterohemorrágica (EHEC) que ha acabado ya con la vida de 22 personas en Alemania y de una en Suecia. No obstante, las investigaciones se complican cada vez más, tal como ha reconocido el Instituto Robert-Koch de Berlín (RKI), pues ya han pasado varias semanas y los productos causantes del brote podrían haber sido consumidos hace tiempo. De hecho, algunos expertos ni siquiera descartan la posibilidad de que nunca llegue a descubrirse la raíz de la infección.

De hecho, tras apuntar hace dos semanas de forma errónea a los pepinos españoles como causantes del brote, Alemania sigue sin encontrar resultados concluyentes tras haber señalado esta semana a un semillero de verduras en Ulzen (Baja Sajonia) como posible foco del problema. Aunque siguen los análisis de muestras, hasta el cierre de esta edición no había resultados que confirmaran el semillero como origen del brote mortal.

No obstante, las autoridades de Baja Sajonia mantienen firme la mirada sobre la citada explotación agrícola, sospechosa de haber provisto con sus semillas, de hasta 18 clases de hortalizas distintas, a restaurantes y localidades donde se concentraron casos de afectados. Al mismo tiempo, el Ministerio de Agricultura y Defensa del Consumidor mantiene la alerta y recomienda no consumir brotes vegetales crudos, así como tomates, pepinos y lechugas u otras verduras crudas en el norte del país.

Por otra parte, ante las crecientes críticas tanto desde el extranjero como de la oposición a su mala gestión de la crisis alimentaria, la titular de Agricultura del Gobierno federal, la cristianodemócrata Ilse Aigner, se defendió ayer asegurando que 'no hay en absoluto disputas por las competencias'. Aigner asegura que no es el momento de iniciar un debate sobre la estructura federal de Alemania, pues los estados los responsables de llevar el caso en cada región trabajan conjuntamente con los ministerios estatales. 'La gestión de la crisis funciona; las autoridades concentran todas sus fuerzas en combatir este brote', apuntaba la también titular de Consumo al diario Saarbrücker Zeitung.

Desde los estados federados llegan voces discordantes. El titular de Consumo de Renania del Norte-Westfalia, el verde Johannes Remmel, insiste en que la gestión debe permanecer como está, en el ámbito federal. Sin embargo, reconoce que, por otra parte, podría 'efectivamente mejorarse la coordinación'.

Pero, pese al optimismo de las autoridades, ayer se sumó una muerte más a la lista de víctimas del brote, que se ha extendido por 14 países en apenas dos semanas. Con ello, son ya 23 los fallecidos, 22 en Alemania y uno en Suecia. Según el RKI, 15 de ellos sufrieron el síndrome urémico hemolítico y el resto simplemente presentaban infecciones por EHEC que terminaron por complicarse con otras patologías. La mayoría de las víctimas son mujeres del norte del país, donde se originó el brote.

Mientras, la cifra de infectados parece que se mantiene en torno a las 2.500 en toda Europa, de las cuales cerca de 2.000 serían en territorio alemán. No obstante, en Hamburgo y otras ciudades del norte la situación se empieza a estabilizar ligeramente, con un descenso en el ritmo de aumento de nuevos casos y un aumento de los pacientes dados de alta.