Público
Público

Alemania localiza al en el foco de E. coli en las semillas germinadas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Se acabó el misterio. Tras tres semanas de intensa búsqueda, las autoridades alemanas confirmaron sus sospechas: el foco del brote infeccioso de la bacteria Escherichia coli enterohemorrágica (EHEC) que ha acabado con la vida de 32 personas en Alemania y una en Suecia estaba, con casi total seguridad, en las semillas germinadas de una explotación de Bienenbüttel, en Baja Sajonia (oeste del país). No se trataba, pues, de los pepinos, pero tampoco de tomates o lechugas, sino de los brotes tiernos, que se utilizan en Alemania con frecuencia para aderezar ensaladas y sándwiches. Además, el riesgo fuera de Alemania es muy limitado, ya que según confirmó la Comisión Europea estas semillas no han sido exportadas a otros países.

En consecuencia, las autoridades sanitarias alemanas levantaron la alarma que habían lanzado el pasado 25 de mayo sobre el consumo de tomates, pepinos y lechuga, que dejan de estar bajo sospecha. 'Recomendamos que se vuelvan a consumir estos alimentos sin limitaciones y disfrutando', clamaba optimista el presidente del Instituto Federal para la Evaluación de Riesgos, Andreas Hensel.

Los alemanes ya pueden consumir tomates, pepinos y lechugas

Por la mañana, el presidente del Instituto Robert-Koch (RKI) de Berlín, Reinhard Burger, ya había indicado que los brotes de verduras de Bienenbüttel eran, 'con gran probabilidad', los causantes de la epidemia. Poco después la hipótesis se validó cuando Johannes Remmel, ministro de protección de los consumidores de Renania del Norte-Westfalia, confirmó la presencia de la cepa O104:H4 de la bacteria en un paquete de brotes procedente de la citada explotación que una familia afectada había arrojado a la basura en esa región. 'Este descubrimiento confirma nuestra actual advertencia contra el consumo de brotes. Por tanto, cada vez es más probable que los brotes sean el origen de las infecciones por E. coli', dijo. Antes, los científicos del RKI ya habían encontrado la cepa en una de las trabajadoras de la finca.

Los investigadores del RKI llegaron a la conclusión de que el origen estaba en las semillas a través de un procedimiento basado en detallados cuestionarios a cinco grupos de personas distintos y sin relación previa, de los cuales 19 habían enfermado al acudir al mismo restaurante. Preguntaron a 112 personas sobre lo que habían ingerido y a los empleados de la cocina, en una misión detectivesca en la que entraron en juego las recetas del restaurante, el listado de pedidos, los recibos o incluso fotos de los comensales, que daban fe de los platos degustados. Al parecer muchos de ellos recordaron, al cabo de un par de semanas, haber comido brotes. Aún más, los análisis demostraron que tras la ingesta de brotes había una probabilidad 8,6 veces mayor de padecer diarrea o EHEC.

La CE confirma que los brotes vegetales no han salido de Alemania

Desde la Oficina federal para la Protección del Consumidor y la Seguridad Alimentaria (BVL), su presidente, Helmut Tschiersky-Schöneberg, concretaba cifras: hasta ayer se han analizado 4.644 muestras, de las que 448 eran de brotes. Así, las pistas a las que han ido conduciendo los principales focos de la infección (restaurantes, hoteles y comedores), y el elevado número de pacientes en Baja Sajonia (donde los muertos ascienden a 11), apuntaron con claridad al semillero de Bienenbüttel.

Una vez localizado el origen del brote, tanto Hensel como Burger se mostraron aliviados pero subrayaron la importancia de mantener medidas de higiene en la cocina, pues 'la expansión del brote aún no ha terminado'.

De hecho, aunque las cifras que llegan de los hospitales del norte del país los más afectados son positivas y apuntan a que la situación se estabiliza (con más pacientes dados de alta que nuevos ingresos), seguirá habiendo víctimas. Así, al cierre de esta edición se sumaban tres nuevos fallecimientos en Baja Sajonia, Schleswig Holstein y Hamburgo. De esta forma eran ya 33 las muertes (32 en Alemania y una en Suecia) y 2.988 las personas enfermas por EHEC sólo en Alemania. De ellas, hasta 759 estaban graves al padecer el síndrome urémico hemolítico.

Los expertos creen que la expansión de la infección 'aún no ha terminado'

En cuanto a la plantación de Bienenbüttel, ha sido clausurada por completo, ya que hasta ahora sólo tenía vetada la venta de semillas germinadas, según el ministro de Agricultura de Baja Sajonia, Gert Lindemann.

Tras conocer la confirmación del origen del brote, el Gobierno de Angela Merkel mostró su entusiasmo, tras las duras críticas de que ha sido objeto por su deficiente gestión de la crisis alimentaria. 'Estamos algo aliviados', dijo la ministra alemana de Consumo, Ilse Aigner. También ayer, el Gobierno alemán comunicó al español, a través del secretario de Estado de Exteriores, Wolf-Ruthart, que ya no existe 'ninguna recomendación negativa en cuanto a los productos españoles'.

Por último, Rusia anunció ayer el levantamiento del veto a la importación de verduras europeas. 'Estamos dispuestos a la reanudación de esos suministros a cambio de garantías de los correspondientes servicios de la UE', dijo el presidente ruso, Dmitri Medvedev.