Público
Público

Alemania aún no encuentra el origen

Los primeros análisis descartan los brotes vegetales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las pruebas con los brotes de hortalizas requisados en la granja de Uelzen, en Baja Sajonia (norte de Alemania), por ser sospechosos de haber originado la infección de E. coli (EHEC) que ha matado ya a 22 personas en Europa han dado, por el momento, negativo. Así lo declaró ayer el Ministerio de Consumo alemán, quien explicó que hasta 23 de las 40 muestras analizadas (y extraídas de los canales del agua, las vías de ventilación o las mesas de trabajo) están completamente libres de cualquier germen de EHEC. Son brotes de soja, pero también de lentejas, guisantes o alubias.

Los análisis exhaustivos con los otros 17 brotes de la finca prosiguen. No en vano, las investigaciones parecen llevar a este lugar, desde donde los germinados se habrían distribuido a varios restaurantes y comercios alemanes que a la postre resultaron los principales focos de la infección.

Los pepinos o el puerto de Hamburgo han sido sospechosos

Además, tampoco se descarta que el origen de la infección de E. coli proceda de una explotación de agricultura biológica que produce semillas en Bienenbüttel (una pequeña localidad al sur de Hamburgo). No obstante, el Instituto de Higiene y Medio Ambiente de Hamburgo ya investigaba sin éxito estos germinados desde hace semanas.

Desde que las autoridades sanitarias de Hamburgo señalaran a los pepinos españoles como los culpables de originar el brote mortal, son muchos los pasos en falso que han dado los científicos alemanes en sus investigaciones. A los pepinos españoles, les siguieron los holandeses, y a estos un restaurante de Lübeck, donde, entre el 12 y el 14 de mayo, habrían comido 17 de los infectados. Incluso llegó a especularse con el puerto de Hamburgo, punto neurálgico del comercio internacional, y a señalar como fecha los festejos por su aniversario, donde a principios de mayo se congregaron cerca de millón y medio de personas.

Los Verdes criticaron la gestión de la crisis por parte de Merkel

El resultado de tanto desconcierto con el origen de la enfermedad es que los expertos aún barajan que el germen pueda proceder de aguas fecales humanas, que el contagio se produzca de persona a persona o de animal a persona, o incluso que el brote responda a un ataque bacteriológico terrorista.

El Ejecutivo de Angela Merkel volvió a convocar para mañana miércoles una nueva reunión con los titulares regionales para abordar la crisis alimentaria. A su vez, las críticas internas hacia su deficiente estrategia de gestión y de comunicación van in crescendo. 'No hay ninguna gestión de la crisis. Me pregunto qué es lo que realmente están haciendo los ministerios de Sanidad y Consumo', apuntaba tajante la jefa de Los Verdes, Renate Künast, al rotativo Berliner Zeitung.