Público
Público

Alfonso Armada: "Estoy satisfecho de cómo actué el 23-F"

El ex general, condenado por el intento de golpe de Estado, niega conocer los entresijos de la intentona y dice que fue "una chapuza"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ex general de División, Alfonso Armada, ha afirmado que 'no sabía' ni sabe 'todavía nada de la organización' de la intentona golpista del 23 de febrero de 1981, que este miércoles celebra su 30 aniversario.

'Yo no conocía los entresijos del golpe. Sabía que había un gran malestar, que podía producirse una acción violenta de hecho y así se lo advertí a Gutiérrez Mellado, pero yo no sabía ni sé todavía nada de la organización del golpe', ha dicho Armada este miércoles, en una entrevista concedida a Onda Cero. Por este motivo, ha explicado que él no puede decir 'quién podía ser' el 'elefante blanco', al tiempo que ha recordado que el teniente general José Gabeíras era su 'jefe' y de 'quien recibía órdenes'.

'El rey me conoce, soy un monárquico que luchó por la venida de la monarquía'

Según ha declarado, Gabeíras, con quien pasó 'toda la noche', fue quien le 'mandó al Congreso para liberar a los diputados'. 'Hablé con Tejero, le pedí que dejase libres a los diputados y él no accedió. Había fracasado en mi misión pero, a la mañana siguiente, le volví a llamar y había reconsiderado la situación, bien porque no recibía las ayudas que él pensaba, bien porque le convencieron. Firmé con él un escrito que llamaron el pacto del capó que no se refería más que a que se exonerase de culpa a los inferiores al grado de teniente. Tejero dejó libres a los diputados', ha precisado.

'Estoy satisfecho de cómo actué el 23 de febrero, aunque disgustado con la sentencia. Sé que muchas veces hay muchos errores en la vida y estoy convencido de que esto fue un error que a mí me perjudicó, pero que acepto encantado porque sirvió para que los diputados saliesen sin el menor rasguño ese día', ha señalado.

En relación con una supuesta conversación entre Tejero y Armada en la que éste le comunicaba que iba a formar un Gobierno que presidiría un militar, ha aclarado que es un 'invento'. 'El que crea que yo podía proponer un Gobierno tan heterogéneo es completamente infantil o necio, no lo sé, o malvado si es que me quería perjudicar', ha aseverado.

'Sabía que había malestar, se lo advertí a Mellado'

'Lo del Gobierno es un camelo que me hace gracia. Para formar un Gobierno primero hay que hablar con las personas que lo van a formar. Si son de su partido, pues sí, se les puede, quizá, forzar u ordenar pero si son de un arco parlamentario lo natural es haber hablado con ellos. ¿A ver quién dice que yo he hablado con alguno de ellos? Eso es malicioso', ha opinado.

Sobre la comida que compartió el 22 de octubre de 1980 con el diputado del PSOE, Enrique Múgica, el secretario general de los socialistas de Catalunya Joan Reventós y el alcalde de Lleida, Antonio Ciurana, sobre la posibilidad de que allí se sembrará el 'germen de algo', ha recalcado que no fue así y que tuvieron una 'conversación' sobre su 'estancia en Lleida' y su 'satisfacción' allí. 'Lo que sí hicieron fue preguntar si yo conocía a Sabino (Fernández Campos) y si conocía a una serie de personas', ha insistido.

Preguntado sobre si, después de que le condenaran a 30 años por el intento de golpe, cree que el rey quedó decepcionado con él, ha contestado que 'posiblemente', si alguien 'le informó mal' y le 'convenció de la algo' que no se pasó por su mente. 'El rey me conoce perfectamente y sabe que soy un monárquico y que luché por la venida de la monarquía muchísimo porque, además, creo que es el sistema de Gobierno que más nos conviene a los españoles', ha reflexionado.

Finalmente, ha calificado el golpe del 23-F 'chapuza' porque 'no tenían previsto nada'. 'Quizá en mi orgullo casi lo que más me duele es que piensen que yo podía hacer esas chapuzas porque creo que tengo un poco más de cabeza para haber organizado las cosas mejor de lo que las organizaron', ha concluido.

El ex secretario general del PCE, Santiago Carrillo, también se ha referido al intento de golpe de Estado durante su intervención en el Fórum Europa, donde ha homenajeado la 'proeza política' del ex presidente Adolfo Suárez, al que considera uno de los principales artífices de la democracia en España.

'Suárez derribó los obstáculos a la democracia', dice Santiago Carrillo 

Carrillo ha dedicado los mayores elogios a la 'audacia' y 'valentía' de un Suárez que 'derribó uno por uno' todos los 'obstáculos' a la democracia en un tiempo récord. Su acción política concentrada en tres escasos años, manifestó, le hizo 'blanco de toda las aversiones' y propició 'complots e intrigas' de aquellos que desde la derecha le consideraban 'un traidor'.

Pero lo cierto, continuó Carrillo, es que si bien sus reformas animaron a los golpistas, también conjuraron la posibilidad de éxito de las acciones de estos, con unas libertades a las que era cada vez más difícil dar marcha atrás. 'Suárez', dijo Santiago Carrillo, 'hizo lo que ninguno de los políticos reformistas hubiera sido capaz de hacer', y lo hizo 'bastante solo' y con una rapidez que desconcertó a los inmovilista.