Público
Público

Los alumnos de la ESO de Madrid suspenden el examen básico

Más del 70 por ciento de los chavales de 14 y 15 años tienen una media de 4 sobre 10

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El 71,75% de los alumnos de 3º de Secundaria han suspendido la prueba de Conocimientos y Destrezas Indispensables (CDI), con una nota media global del 4,08 sobre 10, que oscila desde un 5,4 en Lengua a un 2,75 en Matemáticas.

Un 61,6% de los examinados ha aprobado Lengua castellana con una media similar al 5,42 del año pasado, mientras que en Matemáticas el porcentaje de suspensos ha sido del 85%, según los resultados conocidos hoy. La viceconsejera de Educación, Alicia Delibes, ha calificado hoy de 'decepcionantes' los resultados obtenidos en Matemáticas sobre todo si se tiene en cuenta que la nota media en esta asignatura en 2010 había sido un 5,21 sobre 10.

Sólo un 11,7% de los 46.030 examinados no han hecho ninguna falta en Dictado y un 71,8% ha tenido un máximo de cinco faltas, mientras que en gramática el porcentaje de aciertos ha sido 'ligeramente más bajo' que en 2010, sobre todo en conjugaciones, donde sólo un 17,7% ha conjugado bien los verbos, aunque estos fallos son 'perfectamente mejorables, es cuestión de estudiar', según Delibes.

'El uso abusivo de la calculadora perjudica los conocimientos básicos en Matemáticas'

Sin embargo, el que los alumnos de 14-15 años no sepan cuál es el área de un círculo, la longitud de la circunferencia o no sepan bien relacionar un porcentaje con una fracción es ya 'un asunto muy grave', según la viceconsejera, que cree que 'el uso abusivo de la calculadora está perjudicando la adquisición de conocimientos básicos en Matemáticas'.

Delibes ha subrayado que el cambio este año en los criterios de corrección ha empujado las notas a la baja, pues en anteriores ediciones se puntuaba con 'un bien, regular o mal', mientras que ahora 'cada parte sólo se puede calificar bien o mal', como ya se puntúa en la prueba de 2º de Primaria, y 'probablemente el año pasado salieran beneficiados' los alumnos.

La viceconsejera, que ha sido profesora de Matemáticas durante 25 años, ha abogado por extender los 'grupos flexibles', que consisten en poner la clase de Matemáticas a la misma hora para todos los grupos y que los niños estén agrupados según su nivel real, que se comprobaría mediante una prueba similar a las que se hacen para entrar en una academia de idiomas.

Para Delibes, esta fórmula, aunque suscita 'prejuicios pedagógicos' contrarios a segregar a los niños, sería mucho más eficaz ya que 'un niño con un 20% de retraso en Matemáticas no se recupera nunca' y sería mejor sacarle de la clase y agruparlo con otros del mismo nivel para poder avanzar. Primero 'hay que saber en qué nivel se está e ir tirando hacia arriba'.

Esta posibilidad de hacer grupos flexibles ya existe, pero pocos institutos la aplican por las dificultades de horario que plantea, por lo que la Consejería pretende empezar con 'una experiencia piloto en unos pocos centros' y luego extenderla.

Además, Delibes considera que los programas son 'muy ambiciosos y muy largos' y los profesores, en su afán de dar toda la materia durante el curso, avanzan sin comprobar si los conocimientos se están asentando. De ahí que la Consejería pretende en adelante 'dejar bien claro a los centros cuáles son los contenidos básicos' que hay que tener en cada nivel y qué se va a pedir en la prueba CDI.

Los resultados de este año, 'francamente peores que el año pasado', deben actuar 'un poco de revulsivo' y servir para que los centros y los profesores 'analicen bien y tomen sus medidas', dentro la autonomía pedagógica que tienen, y reflexionen 'por qué han salido tan mal' sobre todo en Matemáticas, ha apostillado.