Público
Público

Amenaza del PP al pacto por la educación

Los conservadores aspiran a imponer todas sus demandas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El PP ha dado otro paso hacia la ruptura total de las negociaciones con el Gobierno para alcanzar un pacto político y social por la educación. En un comunicado suscrito por todas las comunidades autónomas gobernadas por los conservadores, el PP exigió al Ejecutivo que reconozca el fracaso del sistema educativo de las últimas décadas que, a su juicio, es el que los socialistas impulsaron con la LOGSE en 1985. Por eso, piden al PSOE que asuma sus demandas.

El rechazo expresado por el PP en un documento enviado al Ministerio de Educación es tan claro como la negativa a pactar una salida de la crisis. Las comunidades del PP, lideradas por la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, consideran que las 104 medidas presentadas por el ministro Ángel Gabilondo son 'ambiguas e insatisfactorias, no siguen un hilo conductor y responden a la intención de blindar el modelo actual'.

La postura del PP va más allá de lo debatido hace dos semanas durante la comparecencia de Gabilondo en el Congreso de los Diputados, donde el ministro se mostró dispuesto a modificar el modelo educativo: 'La LOGSE ha hecho un gran servicio para la extensión de la educación de este país, pero estoy abierto a buscar otros modelos'.

Pese a la transigencia de Gabilondo, el PP insistió en negociar los temas más enquistados. Según los conservadores, la propuesta del ministro es 'insatisfactoria' por estar alejada de sus ideas. Según los consejeros del PP, los 'pilares' del pacto deben estar basados en 'la mejora de la calidad', la formación 'común' en todas las etapas para todos los españoles con un 'cuerpo nacional de profesores' y la 'garantía' a una supuesta falta de 'libertades educativas'.

'Se debe garantizar la enseñanza del castellano en toda España'

El ministro desmontó esas críticas en el debate parlamentario de hace 15 días, al asegurar que esos objetivos eran comunes en la actual ley educativa y en la LOCE, aprobada durante el Gobierno de José María Aznar y que el PSOE derogó antes de ser aplicada. Ese enfrentamiento todavía sirve de arma arrojadiza a la oposición, que desvirtúa la defensa del artículo 27 de la Constitución que otorga el derecho a la libertad de enseñanza con una supuesta obligación de la Administración a ofrecer un colegio privado a todos los padres que así lo prefieran.

El comunicado hecho público insiste en incluir en el pacto un debate sobre el bilingüismo. 'Se debe garantizar la enseñanza del castellano en toda España', reitera el PP, pese a que su portavoz de educación en el Congreso, Juan Antonio Gómez Trinidad, ya reconoció que 'la guerra de las lenguas no es el problema de la educación en España'. Pese a la dureza de las críticas, el PP no quiere ser responsable de la ruptura y se sigue mostrando 'favorable a alcanzar un pacto'.

Ayer, antes de que el Partido Popular acercara el pacto educativo al precipicio, el ministro de Educación, Ángel Gabilondo, había defendido el consenso como el arma más útil para afrontar una reforma de la enseñanza. “Yo sigo confiando en que sea posible y sigo trabajando para que lo sea”, aseguró ayer el ministro en referencia al pacto por la educación que, según él, “depende de la voluntad política”. “Por tanto, hasta que este asunto no se clausure, lo que hacemos es acercar permanentemente posiciones”, declaró Gabilondo a su llegada al Consejo de Ministros de Educación de la UE que se celebró ayer en Bruselas y que él mismo presidió. “A mí sólo me corresponde preparar los balances, los documentos y acercar posiciones”, dijo Gabilondo, quien precisó que cerrar los acuerdos “corresponde al presidente del Gobierno”. Por otro lado, el ministro defendió que los países miembros de la UE hagan un esfuerzo financiero “serio”, porque no invertir en la enseñanza “resulta caro” /  J. S.