Público
Público

"La amenaza del trasvase sigue"

Bizén Fuster, cabeza de lista de la Chunta Aragonesista por Zaragoza. Trata de salvar el escaño de su partido en el Congreso y aclara que si lo logra no apoyará a Rajoy, pero tampoco dará un cheque en blanco a Zapatero.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Después de participar en la fundación del partido y presidirlo durante 13 años, Bizén Fuster asume este año la candidatura al Congreso por Zaragoza de la Chunta Aragonesista. Sustituye como cabeza de lista al cantautor y escritor José Antonio Labordeta, un clásico de las tardes parlamentarias. El tirón del diputado es tan fuerte que trata de empujar al electorado figurando como número dos de la candidatura y acompañando a Fuster en los carteles del partido. La encuestas, sin embargo, no premian sus esfuerzos. El CHA podría perder su escaño y dejar a Aragón sin representantes.

Debe ser complicado sustituir a alguien como Labordeta.

Al contrario, para un político es una ventaja. José Antonio ha puesto el listón tan alto que todo el mundo entenderá que cueste algún tiempo alcanzar ese nivel.

Se va en un momento difícil. ¿Sería un fracaso perder el diputado?

Hay encuestas para todos los gustos. Algunas nos dan el escaño y otras no. Aragón siempre ha tenido representación de algún diputado aragonesista. Es cierto que en un par de ocasiones en coalición, pero yendo al grupo mixto y que ejercieron como tales. En 30 años de democracia sólo Aragón, Cataluña y Euskadi han tenido siempre diputados propios. Si perdiera la voz en el Congreso, Aragón dejaría de jugar en la primera división de la política española. Quedaría en la situación de las otras comunidades que no tienen representación y, por tanto, voz directa en el Congreso.

¿Si perdiera el escaño volvería al aparato del partido?

No, soy diputado en la Cortes de Aragón. Al revés, si consiguiera el escaño debería abandonar ese lugar.

En las municipales de 2007 la Chunta tuvo un bajón importante en Zaragoza. ¿Le preocupa?

Efectivamente se concentró una pérdida de votos en Zaragoza, pero no escaparon hacia otras opciones políticas. Todos los partidos tuvieron casi calcados los resultados de hace cuatro años. Un grupo importante de nuestros votantes, en cambio, optó por la abstención. Nuestro trabajo ahora es recuperar el voto de todos los aragonesistas que nos votaron con anterioridad y en 2007 no nos respaldaron.

¿Les perjudica el carácter presidencialista de los comicios?

Debemos dejar claro que en Aragón no se vota al señor Rajoy ni a Zapatero sino representantes aragoneses. Demos datos objetivos: el señor Labordeta ha presentado en estos ocho años 8.700 iniciativas parlamentarias e intervenido 612 veces. Para que la gente lo entienda, el diputado Labordeta ha producido más iniciativas sobre Aragón que los 27 parlamentarios aragoneses elegidos en las listas de los demás partidos. Un gran aval.

¿Que logros pueden vender a sus votantes?

Hemos impulsado todas las medidas y reformas sociales y progresistas que se han aprobado en la legislatura. Desde el punto de vista más pragmático o más entendible por los aragoneses hemos conseguido que los presupuestos de este año se incremente la inversión en Aragón en 100 millones de euros. Eso supone que se pongan en marcha 51 proyectos que antes no existían y afectan a 28 comarcas aragonesas.

También se han caracterizado por su lucha contra el trasvase.

Hemos sido decisivos para derogarlo, pero la amenaza sigue. Estamos convencidos de que tanto PP como PSOE serían partidarios, con mayoría absoluta, de emprender el trasvase. Los últimos dos proyectos han venido de sendas mayorías absolutas del PP y el PSOE. La socialista durante el gobierno de Felipe González, en 1992 de la mano del señor Borrell y con el doble de hectómetros que la del PP.

¿Se ha resuelto bien la infraestructura del AVE?

Una cosa es la infraestructura y otra los servicios y prestaciones que está dando. Aun no tenemos bonos ni descuentos como los que se dan entre Madrid y Sevilla. Son facilidades que sí existían antes con el servicio de otros trenes como el intercity. El AVE se llena de ejecutivos, viajeros a cargo de las empresas y políticos. Lo que han conseguido es expulsar al resto de clientes a la carretera, justo lo que se pretendía evitar.

¿A nivel nacional, que ofrece su partido?

Ya he comentado antes que somos un partido progresista, de izquierdas, pero además tenemos un modelo de para España, una apuesta decidida por el Estado federal. Creemos que el federalismo es capaz de conjugar las tendencias centrífugas y centrípetas, los nacionalismos exacerbados de un lado y el otro. Quiero recordar que los nacionalismos más exacerbados son españoles, más que de la periferia. Queda mucho por recorrer, pero esta legislatura, a pesar de la crispación, se han producido avances.

¿Su modelo cierra la puerta a un pacto con el PP?

Hombre, avanzar va a ser más fácil con un presidente de PSOE que con uno del PP, evidentemente. Para llegar a un modelo de Estado que sea capaz de conciliar las diversas realidades, será más fácil siempre con el PSOE que con el PP. Al menos, con este presidente del PP.

¿Eso quiere decir que no negociará la investidura de Rajoy?

Hace cuatro años buscamos el acuerdo con Zapatero cuando llegó al Gobierno. Con el señor Rajoy no lo vamos a hacer. Repito, somos un partido progresista. Eso sí, a Zapatero tampoco le vamos a dar un cheque en blanco. Tenemos para negociar un programa con 432 medidas hecho desde Aragón y para Aragón, ese es el principio para negociar.

¿Pactaría un acuerdo permanente para la legislatura?

No nos negamos. Eso sí, siempre y cuando los dos o tres grandes asuntos que son vitales para Aragón se respetaran.