Público
Público

"¡Te amo! ¡Nunca te haría daño, nunca!"

Juicio contra el acusado de disparar con una ballesta a la actriz Sara Casasnovas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Arndt Meyer escuchó cabizbajo cómo Sara Casasnovas detallaba ante el tribunal su ataque de aquel 7 de junio de 2009. Movía la cabeza de un lado a otro mientras la actriz relataba cómo este alemán, de 39 años, se le acercó aquella noche cuando salía de actuar en el teatro y, tras intercambiar unas palabras, la agarró por el cuello y le apuntó a la cara con una ballesta.

Sara recordó nerviosa cómo consiguió zafarse y el momento en el que sus amigos redujeron al agresor. Cuando la joven terminó su declaración, Meyer no pudo refrenar su obsesión por ella y le gritó: '¡Te amo!. ¡Nunca te haría daño, nunca!'.

La Audiencia Provincial de Madrid celebró ayer en una única sesión el juicio contra este alemán que convirtió su atracción por la joven actriz en un acoso de año y medio, como él mismo reconoció durante la vista. La fiscalía y la acusación pidieron para él 12 años y medio de cárcel por un delito de tentativa de homicidio y dos de tenencia de armas. La defensa, su absolución.

La fiscalía y la acusación pidieron para él 12 años y medio de cárcel  En su declaración ante el tribunal, el acusado relató cómo sintió 'un flechazo' al ver en su casa de Alemania a la joven actriz en una serie que emitía el canal internacional de TVE. A partir de aquel momento, comenzó a enviarle cartas y buscar un encuentro con ella. 'Me fascinaba. Yo quería saber cómo era', aseguró para explicar sus viajes a España. Así, detalló cómo logró forzar varios encuentros con la actriz, en los que le entregó poesías de amor y regalos.

Meyer reconoció que el día de la agresión sintió 'celos' al verla con otro joven, aunque negó que su intención fuera dispararle con la ballesta que llevaba, junto a otras armas, en una mochila. 'Tenía que hacer algo para ganar a esa chica', dijo, para a continuación asegurar que su intención era suicidarse: 'Si ella no quería nada [...] no quería vivir ni un momento más'.

'Si ella no quería nada [...] no quería vivir ni un momento más' Sin embargo, tanto la actriz como otros cuatro testigos insistieron ayer en que Meyer dirigió su ballesta hacia Sara y que si no consiguió alcanzarla fue porque uno de ellos forcejeó con él. Tres peritos médicos coincidieron en señalar que, si bien el acusado sufre un trastorno de personalidad, era consciente de lo que hacía.