Público
Público

El análisis de Rajoy: "No voy a entrar en el contenido de la sentencia"

Aznar pide ante el líder del PP que se valoren las consecuencias del fallo del TC

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El líder del PP, Mariano Rajoy, no quiere entrar en el fondo del contenido de la sentencia del Estatut. Lo dejó claro hace una semana ante la junta directiva nacional del PP, cuando comentó a los suyos: 'No vamos a entrar en eso porque nos hemos situado en el futuro'. Pero ayer, su predecesor en el cargo, José María Aznar, lo puso en un aprieto cuando, en la clausura del campus de verano de la FAES, instó a abrir un debate para analizar las consecuencias de la sentencia y el contexto que ha conducido a la misma.

En su intervención, que sirvió de presentación al discurso de Rajoy, el ex presidente del Gobierno consideró que el hecho de que ya exista sentencia, algo por lo que dijo se debe felicitar al PP, no es motivo para dar carpetazo al tema. 'Esto no quiere decir que no se deban analizar y extraer todas las consecuencias, las políticas en general y las jurídico-institucionales derivadas de la historia que nos ha conducido a la sentencia del Tribunal Constitucional (TC). Lamentable historia de la sentencia en sí misma y de la situación política resultante', consideró.

Aznar cree que la reflexión sobre el fallo es clave para 'ganar el futuro'

Incluso fue más allá al asegurar que la reflexión que plantea 'no sólo es razonable'. 'Es ineludible y es un imprescindible ejercicio de responsabilidad sin el cual no miraremos al futuro con la confianza necesaria e indispensable para ganarlo', argumentó.

La respuesta de Rajoy a esta petición se redujo a cinco minutos de una intervención de media hora, en los que, según él mismo admitió, no entró 'en el contenido de la sentencia'. Se limitó a asegurar que su partido acata el fallo del TC y a señalar que hay que mirar al futuro frente a las 'frivolidades de Zapatero'.

Rajoy dirige sus críticas a Zapatero, a quien acusa de estar 'escondido'

Pero antes de estas palabras, Aznar ya se había servido de la pasión por La Roja y las banderas en ventanas y balcones para concluir que 'el sentimiento español es muy fuerte, está muy vivo' y los ciudadanos están 'muy orgullosos de poder exhibirlo con la alegría compartida' de saberse españoles.

A juicio de Aznar, el TC 'ha rechazado la idea de que la Constitución expresara un supuesto deseo de la nación española de poner fin a su propia existencia'. 'Eso ha quedado zanjado y el Constitucional ha sentenciado que hay una única nación, la nación española, y un único sujeto de soberanía, el conjunto de todos los españoles'.

En su turno, Rajoy, que ha apostado por no mojarse mucho en todo lo relacionado con el Estatut una vez que la sentencia ha visto la luz, sostuvo que en el fallo 'hay una afirmación muy importante'. La de la 'soberanía nacional y la nación española'. De ahí, dijo 'sale todo'.

El PP teme que una postura demasiado dura al respecto pueda pasarle factura electoral para los comicios autonómicos que Catalunya celebra este otoño. En el entorno de Rajoy, ayer se mostraban confiados en que el fallo no iba a suponerles una merma en los votos.

Para el líder del principal partido de la oposición, el hecho de que el TC haya dictado sentencia 'significa que las reglas del juego' consensuadas 'en 1978 funcionan'. Una vez más, insistió en que su formación 'acata el contenido de la sentencia porque esas son las reglas del juego'. Más tiempo dedicó a cargar contra 'la frivolidad' del presidente del Gobierno. Y su 'total y absoluta falta de sentido de Estado'.

Rajoy se lamentó de que, después de 'engañar a todos' y después de actuar como 'aprendiz de brujo', el jefe del Ejecutivo esté 'escondido al ver las consecuencias de la frivolidad de sus actuaciones'. 'Las responsabilidades de sus actos las tiene que asumir él, y las consecuencias de sus actos, también', sentenció.

También tuvo para los socialistas. Que, a su entender, han dado una 'imagen deplorable en todo este asunto'. Y frente a la llamada de Aznar a la reflexión, para Rajoy 'ahora toca futuro'. El presidente del principal partido de la oposición sostuvo que ahora 'habrá que actuar con mucha prudencia y con mucho sentido del Estado'. Y se ofreció para liderar un nuevo proyecto. 'Este partido va a convocar a todos los españoles a un proyecto común que rechace la división y el enfrentamiento'.