Público
Público

Andalucía: Ni calma de domingo, ni trajín de lunes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Andalucía se movió, pero a paso lento. El Metro de Sevilla, en servicios mínimos, apenas registraba afluencia de usuarios en las estaciones del Aljarafe. En la estación ferroviaria de Santa Justa, el cartel electrónico anunciaba a media mañana una hilera sin excepciones de trenes suprimidos. 'Strike? Noooo!', se lamentaba un turista japonés al ver que no podría viajar a Granada. Las taquillas, cerradas y a oscuras.

La huelga funcionó en los transportes, incluidos los aeropuertos. Datos a media tarde: todos los vuelos menos dos desprogramados en Jerez y Granada, todos menos seis en Almería, 124 de 214 en Málaga. Pese a los servicios mínimos, el éxito en los transportes fue básico para evitar la temida 'normalidad'. No obstante, el principal tanto que se apuntaron los sindicatos fue en la industria y la construcción, con seguimientos mayoritarios. En los focos emblemáticos, CCOO y UGT sacaban pecho y hablaban de paro total: Airbus, Navantia, Santana,Visteón, los polos químicos de Huelva y Algeciras...

La huelga, en cambio, no consiguió que pareciera domingo en las zonas comerciales. En Sevilla no abundaban las persianas echadas. La patronal presumía de un seguimiento de apenas el 10%, aunque los piquetes se hicieron sentir y mucho en los grandes centros de distribución. En educación y sanidad, la Junta cifró el seguimiento en un 5,68% y un 3,5%, respectivamente. La notable ausencia de alumnos impidió que fuera un día más en las escuelas.

A las manifestaciones asistieron, según las centrales, 144.000 personas. La de Sevilla, datos aparte 50.000, según CCOO y UGT, tuvo el mérito de aflorar la comparación con una reciente marcha tenida popularmente por masiva: la de los béticos contra Lopera en 2009. Manuel Pastrana (UGT) y Francisco Carbonero (CCOO) se mostraban contentos. 'Esto es un bombazo', dijo Pastrana. Los sindicatos calcularon el seguimiento global de la huelga en un 75%.