Público
Público

Andalucía se rebela contra la UE por las críticas a su decreto antidesahucios

Griñan ha recalcado que si son ciertas las dudas de la Comisión Europea frente al plan antidesahucios de Andalucía, "esta institución no merece la pena"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Andalucía, José Antonio Griñán, ha asegurado hoy que, si son ciertas las dudas de la Comisión Europea respecto al decreto que prevé expropiaciones de viviendas a los bancos, 'Europa no merece la pena'.

El político socialista, durante una entrevista, ha respondido de esta forma al hecho de que la Comisión remitiera una carta al Gobierno pidiendo más detalles sobre los planes de Andalucía y otras comunidades autónomas para expropiar temporalmente pisos a la banca, ya que duda de que esta práctica sea compatible con los compromisos adquiridos por España para recibir la ayuda financiera europea.

Tras pedir al presidente Mariano Rajoy que diga si hubo condiciones para las ayudas a la banca, Griñán ha señalado que 'no es lógico que no se diga nada' por pagar 88 millones de euros de pensión a un directivo de la banca tras ser rescatada y a la vez se pueda impugnar un decreto social como el de la Junta.

'Esa falta de sensibilidad yo no la entiendo, y si Europa está en eso, Europa no merece la pena', ha enfatizado Griñán antes de indicar: 'No creo que Europa haya llegado ya a una sumisión a los mercados financieros de esa dimensión'.

El vicepresidente de la Junta, consejero de Relaciones Instituciones y Administración Local y coordinador general de IULV-CA, Diego Valderas, ha manifestado, en relación con la reacción de Europa con el plan antidesahucios, que se fía 'poco' del ministro Luis de Guindos y de cartas 'anónimas, sin fecha y sin firma'.

En declaraciones a la Cadena Ser, Valderas ha indicado que 'no se puede uno fiar de esas misivas entre dos administraciones que tendrían, lógicamente, que cartearse de forma más directa y con menos recovecos'.

Ha señalado que Andalucía va a seguir adelante con ese decreto por ser justo, de justicia social, por ser estatutario y constitucional y por estar respaldado por la soberanía del pueblo andaluz. El vicepresidente de la Junta ha indicado que habrá que esperar acontecimientos y que despejen una duda más que razonable.        

Para Valderas, si se confirma que hay una exigencia de Bruselas en función de unos acuerdos que nada tienen que ver con la Constitución, con el Estatuto de Autonomía o con la soberanía del pueblo andaluz, habrá que ver si el Gobierno de España 'está mintiendo, nos mintió y asumió unas condiciones inaceptables para un pueblo cuando se plantean elementos de colaboración económica o de rescate'.

El eurodiputado de Izquierda Unida, Willy Meyer, ha denunciado hoy que la Comisión Europea 'está actuando como una terminal de la banca europea de los estafadores' y como 'fiel representante de la banca que especuló y arriesgó los ahorros de millones de personas en la UE'. Meyer ha respondido de este manera a la carta remitida por la Comisión Europea al Ministerio de Economía en la que traslada su preocupación por las iniciativas de algunos gobiernos autonómicos, como Andalucía, sobre la expropiación temporal de pisos a la banca.

La Comisión Europea duda de que esta práctica sea compatible con los compromisos adquiridos por España para recibir la ayuda financiera europea. Meyer ha dicho que no entiende que haya tenido que ser el Tribunal Europeo el que haya manifestado que la ley hipotecaria española contraviene la directiva europea sobre las hipotecas, mientras que la Comisión Europea no se ha preguntado por ello ni una sola vez durante diez años.

'La Comisión Europea no tiene ninguna capacidad para anular o impedir el desarrollo de la ley que va a ser aprobada en el Parlamento andaluz', ha dicho Meyer antes de asegurar que espera que el Gobierno de Andalucía 'siga adelante con la ley'.

En este sentido, ha señalado que sólo los tribunales pueden determinar si la ley para expropiar temporalmente pisos a la banca 'se ajusta al derecho internacional, a la Constitución española y a las normas europeas'. Por todo ello, Meyer ha subrayado que 'ningún burócrata, no elegido por nadie, como es la Comisión Europea, tiene ninguna legitimidad para imponer a un Parlamento, en este caso el andaluz, lo que tiene que hacer.