Público
Público

Andalucía vota el 25 de marzo si se suma al giro español a la derecha

Griñán desvela la incógnita de la fecha para las autonómicas en el último fortín del PSOE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las únicas elecciones de 2012 en España, las autonómicas andaluzas, se celebrarán el último domingo de marzo, día 25. El presidente José Antonio Griñán confirmó ayer la fecha ya adelantada por Público en la que se dirimirá si la comunidad más poblada del país, emblema socialista desde Felipe González y Alfonso Guerra, su último gran fortín y tradicional granero de votos, se suma al giro a la derecha emprendido por los españoles en las autonómicas y municipales del 22 de mayo de 2011 y culminado con la mayoría absoluta del PP en las generales. 'En mi larga biografía política, nunca había vivido unos años tan difíciles en materia económica', afirmó Griñán en su balance de la legislatura.

Acompañado por siete consejeros, Griñán desveló en rueda de prensa en Málaga una incógnita que llevaba meses gravitando sobre la política regional. Fue él quien decidió, cuando José Luis Rodríguez Zapatero anunció el adelanto al 20-N, no hacer coincidir las autonómicas, que se celebrarán separadas de las generales por primera vez desde 1994. El 20-N supuso un aval para su decisión: trasladados los resultados en Andalucía a unas autonómicas, hubieran dado mayoría absoluta al PP. Las aspiraciones del PSOE pasan por evitarla y pactar con IU.

'Hemos marcado la diferencia a la hora de gestionar', afirma el presidente

El PP, que en las municipales consiguió por primera vez batir al PSOE en Andalucía y que gobierna las ocho capitales, presenta por cuarta vez a Javier Arenas, al que las encuestas auguran mayoría absoluta. El aspirante de IU será, por tercera vez, Diego Valderas, su coordinador regional. Desde fuera de la Cámara intentarán ganar representación el Partido Andalucista, con su ex portavoz parlamentaria Pilar González como candidata, y UPyD, con el abogado Martín de la Herrán.

Griñán, que llegó al cargo en abril de 2009 tras la marcha a Madrid de Manuel Chaves, irá por primera vez a las urnas como cabeza de cartel. Lleva dos años y medio de sobresaltos. Ha sido un periodo de deterioro de la marca PSOE en toda España y en el que, además, Andalucía se ha situado al borde del millón de parados y el caso de los ERE ha castigado el prestigio de los socialistas. Griñán abordó ayer estas cuestiones. Sobre los ERE, afirmó que su Gobierno se recordará como el que 'tomó decisiones, denunciando e investigando caiga quien caiga'.

Reivindica la salud de sus cuentas públicas y admite el fracaso ante el paro

Más autocrítico estuvo en su balance económico, en el que admitió como 'evidente' que las 59 medidas contra la crisis 'no han podido contener el fuerte proceso de destrucción de empleo'. Griñán defendió su apuesta por la educación y la competitividad, su 'política fiscal progresista' y que los ajustes en Andalucía se hayan hecho 'sin recortar derechos'. 'Andalucía ha marcado la diferencia a la hora de gestionar los recursos', dijo.

El presidente, erigido en principal referente socialista tras la debacle del 20-N, pidió al Gobierno una 'discusión con lealtad' sobre temas candentes como las cuentas autonómicas y el déficit. 'Este es el Estado de las autonomías, no hay un Gobierno del Estado y un Gobierno de las autonomías. Todos somos Estado'.

Griñán reivindicó sus cuentas y afirmó que mientras el conjunto de las autonomías cerró la pasada legislatura con un déficit de 5.500 millones, Andalucía lo hizo con 3.500 de superávit. 'Son cuentas saneadas y solventes', aseguró. Ello permite, añadió, que la deuda sea el 9% del PIB, frente al 20% del País Valencià o al 12% de Galicia.

El PP presenta por cuarta vez a Arenas, lanzado en las encuestas

Diego Valderas (IU) y Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda y diputado por Sevilla (PP), expresaron su satisfacción por el desvelamiento de la fecha, que según la mayoría de análisis condiciona en parte la acción del Gobierno. Javier Arenas, en declaraciones a Efe, acusó a Griñán de anunciar al fecha para 'desviar la atención sobre el gravísimo escándalo de los ERE y la cocaína', en referencia a las revelaciones sobre la compra de droga con dinero público defraudado.