Público
Público

El abogado de Miguel renuncia a su defensa tras el último cambio de versión

Miguel C. D., el autor confeso de la muerte de Marta del Castillo, ha cambiado su declaración varias veces, señalando ayer que se deshizo del cuerpo tirándolo a un contenedor tras abusar de la menor.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El abogado del hasta ahora autor confeso de la muerte de la joven sevillana Marta del Castillo Casanueva, Antonio Jiménez, ha renunciado a continuar con la representación jurídica de su cliente, Miguel Carcaño, tras el último cambio de versión del imputado, según el despacho profesional del letrado.

Así las cosas, Miguel Carcaño, que ha cambiado su declaración varias veces desde que fuera detenido el 13 de febrero como presunto autor de la muerte de Marta del Castillo, deberá designar un nuevo abogado o, en caso contrario, se le asignará uno de oficio por turno de reparto.

El imputado dijo ayer, en su última declaración, que se deshizo del cuerpo de Marta tirándolo a un contenedor tras abusar sexualmente de la menor, delito del que nadie le habia acusado oficialmente, junto al menor conocido como El Cuco. Además condujo a la Policía hasta un arma, concretamente una navaja mariposa, que los propios investigadores consideran 'un hallazgo importante' en un caso en el que no hay ni cadáver ni arma homicida.

Contradicciones

Las contradicciones continuas de Miguel llevaron ayer a su abogado, Antonio Jiménez, a presentar su renuncia al caso. En su despacho, Carrión & Jiménez, explicaron que es imposible llevar una estrategia con sentido con un cliente que modifica su palabra continuamente. Además, Jiménez está molesto por las numerosas voces que insinuaban que la actitud de Miguel obedecía a una estrategia de la defensa que bordeaba límites éticos del oficio.

Miguel ya había cambiado el lunes su declaración sobre lo ocurrido el 24 de enero, último día en que se vio con vida a Marta, de 17 años, cuando desapareció. Su palabra es ahora tomada por el juez con más prevenciones que nunca porque ha demostrado poca consistencia. Por ejemplo, el martes no explicó nada sobre cómo un estrangulamiento pudo dejar los restos de sangre de Marta que la Policía halló en abundancia en su ropa y su dormitorio. 'Se limita a decir que no había sangre. Sin más', dicen fuentes de la investigación.

De admitir desde su detención ser el autor del crimen, pasó el lunes de repente y una vez que se supo que había ADN del Cuco en la habitación a culpar del mismo al menor y a reconocer sólo que arrojó el cadáver a un contenedor con ayuda del Cuco y de Samuel. El martes mantuvo esta versión en sus careos con ambos. Pero ni J.G.M. ni Samuel se movieron de su testimonio de autoexculpación. Ya por la noche, tras cinco horas reconstruyendo el crimen en el piso de León XIII donde se cometió, Miguel pidió ampliar su declaración.

Le contó al juez que el 24 de enero estaba bajo los efectos de las drogas y que él y El Cuco abusaron de Marta, según fuentes del caso. Estas fuentes aseguran que Miguel confesó que fue El Cuco quien la estranguló en el salón, pero con su colaboración. En medios judiciales dan 'mucho crédito' a la confesión de abuso sexual porque va en contra de sus intereses. Más difícil es explicar que Marta fuera estrangulada en el salón, porque la sangre apareció en el dormitorio. Aunque, lógicamente, las sospechas de un ensañamiento que justificase la sangre han crecido.

Golpes y amenazas

El principal inculpado también le dijo al juez que ambos golpearon a Marta y que él la amenazó con una navaja, que posteriormente tiró en una alcantarilla. La existencia de esta navaja ya había salido a colación durante los careos. La Policía recuperó el arma ayer, precisamente, de una alcantarilla próxima a la vivienda de León XIII, tal y como adelantó TVE y luego confirmaron fuentes del caso. Ahora los agentes buscarán restos biológicos de Marta. No obstante, Miguel dejó claro que la joven no fue asesinada con la navaja, sino estrangulada. Pero es una versión que proviene de la misma persona que durante un mes insistió en que la mató de un golpe con un cenicero, a solas en su habitación, tras discutir por celos. 

La última declaración exculpa 'expresamente' a Samuel. El ex novio de Marta señaló que Samuel no sólo no participó en el crimen, sino que tampoco estuvo en el piso y no ayudó a deshacerse del cadáver. Y ni siquiera habría sabido nada del crimen hasta que fue detenido. Lejos queda ya la versión coincidente de Miguel, Samuel y el menor, según la cual fue el primero el que la mató y los tres arrojaron el cadáver al río. Ahora Samuel y El Cuco se dicen ajenos al crimen, del que afirman no saber nada. Y Miguel sostiene, además de que hubo violación y estrangulamiento y no un golpe seco en la cabeza, que el cadáver fue arrojado sólo por él mismo y por El Cuco a un contenedor próximo a León XIII.

Desconfianza en la familia

Antonio del Castillo, padre de Marta, compareció ayer ante los medios antes de que se publicasen informaciones sobre los abusos sexuales y aseguró que la primera versión, según la cual la mató Miguel y la arrojaron al río, le resulta más creíble que la actual. 'Se están cachondeando de todos', añadió Del Castillo, que expresó su sospecha de que están 'protegiendo a alguien'.

El padre, que es ya la viva imagen de la desconfianza, duda que el cuerpo esté en el vertedero de Alcalá de Guadaíra, e incluso dejó caer que el padre de la que fue novia de Miguel hasta su detención 'trabajaba en una incineradora', insinuando otro posible destino del cadáver de su hija, informa Rocío Pérez.

Miguel Carcaño. Ex novio de Marta, de 19 años. Primer sospechoso y principal inculpado. Confesó la autoría del crimen tras ser detenido, pero ahora acusa al menor. Encarcelado en Morón.

Samuel Benítez. Amigo de Miguel, de 19 años. Colaboró en la búsqueda de Marta. Confesó complicidad y Miguel y el menor lo implicaban, pero todos se han retractado. En la prisión de Huelva.

J.G.M. (menor de edad). Conocido como ‘El Cuco’, es amigo de Miguel y Samuel.15 años. Retiró su declaración y dice que no sabe nada. Hay ADN suyo y de Miguel en el lugar del crimen. Internado en Jaén.

Javier Domínguez. Hermano de Miguel. 39 años. Niega su participación en los hechos. Al igual que ahora a Samuel, nadie lo incrimina. La Policía dice tener pruebas contra él. Encarcelado en Sevilla I.