Publicado: 09.10.2015 12:47 |Actualizado: 09.10.2015 16:36

La niña Andrea muere a los cuatro días de retirarle la alimentación

Los padres de la menor de 12 años con una enfermedad neurodegenerativa irreversible, dicen que su hija "se ha ido en paz y con tranquilidad, sin sufrir", y "como ella misma hubiese querido". 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Los padres de Andrea reclamaron una muerte digna para su hija

Los padres de Andrea reclamaron una muerte digna para su hija

MADRID.- Andrea, la niña de doce años de edad que padecía una enfermedad neurodegenerativa irreversible, ha fallecido este viernes en el Complexo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS), donde permanecía ingresada, cuatro días después de que los pediatras del centro accediesen a retirarle la alimentación artificial que recibía a través de una sonda en el estómago y comenzar su sedación.

Su caso trascendió a los medios al reclamar los padres ante los tribunales una muerte digna para su hija. Después de algunas desavenencias con los pediatras, que inicialmente se resistían, el lunes, tras la intervención del juez, accedieron a retirarle la alimentación y a sedarla.

Los padres de Andrea, la niña de 12 años con una enfermedad neurodegenerativa irreversible, han manifestado que su hija "se ha ido en paz y con tranquilidad, sin sufrir", y "como ella misma hubiese querido".



El complejo hospitalario universitario de Santiago (CHUS), en el que ha estado ingresada la niña, planteó modificar su plan terapéutico al producirse cambios en el estado de la cría. La Gerencia informó en un comunicado de que se dio aviso tanto al juzgado como a los padres de Andrea de estos "cambios clínicos" que, apostillaron, provocaron alteraciones en el plan terapéutico seguido hasta ese momento y, con el visto bueno de la Justicia, llevaron a la modificación practicada, retirar la alimentación que Andrea recibía por gastrostomía, algo que se hizo con la conformidad de sus padres.

El abogado de la familia Lago-Ordóñez dijo desconocer la razón exacta por la cual el equipo médico "rectifica la postura inicial", pero ha dicho "sospechar" que está motivada por la mediación del magistrado del Juzgado de Primera Instancia número 6 de Santiago, Roberto Soto, quien la semana pasada adoptó varias medidas en relación a este caso, como solicitar el expediente clínico completo de la menor y que ésta fuese sometida a un reconocimiento forense.

En el informe el forense deberá especificar si se trata de una "paciente con enfermedad irreversible incurable y en estadio terminal"; si el procedimiento pautado por el servicio de Pediatría es "extraordinario o desproporcionado a las perspectivas de mejoría de la paciente" y si "produce dolor o sufrimiento desmesurado en la misma".

Este mismo lunes, el juez mantuvo una reunión con los padres de la menor, en el transcurso de la cual se enteraron de que el equipo médico accedía a "cierta flexibilización" de su postura inicial. "La cordura se ha impuesto", afirmó Sergio Campos, quien agradeció la gestión del juzgado.