Público
Público

Anglada tilda de "irónicos" los panfletos racistas

El líder xenófobo de PXC se desentiende de los pasquines por los que la fiscalía le pide un año y medio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El líder de la formación de derecha extrema Plataforma per Catalunya (PxC), Josep Anglada, se ha desentendido hoy de los panfletos xenófobos por los que la fiscalía le pide un año y medio de cárcel y ha denunciado ser víctima de una 'caza de brujas'.

Anglada ha calificado los panfletos, que tienen un contenido claramente xenófobo, como 'irónicos'. En un juicio celebrado hoy en Manresa (Barcelona), la fiscalía ha mantenido su petición de un año y medio de cárcel para Anglada y para otro concejal de su formación en Vic (Barcelona), Juan Carlos Fuentes, por incitar al odio racial al distribuir unos panfletos apócrifos de contenido xenófobo que ridiculizaban a la comunidad magrebí.

Ante el juez, Anglada ha negado hoy que estos panfletos fueran una iniciativa suya y se ha desentendido de su elaboración y del proceso de copia y distribución, aunque ha reconocido que en Plataforma per Catalunya él ejerce todo el poder.

Por su parte, Fuentes ha admitido que cuando recibió en el buzón de su casa el panfleto le hizo gracia y lo fotocopió porque lo encontró divertido.

En sus conclusiones, el ministerio público acusa a Anglada y a Juan Carlos Fuentes de un delito de provocación a la discriminación y el odio y pide también la imposición de una multa de 4.850 euros que deberá pagar de forma solidaria Plataforma per Catalunya.

El motivo de la acusación contra Anglada son los 3.000 panfletos apócrifos que, según la acusación, su partido xenófobo imprimió en mayo de 2007 y que fueron distribuidos por sus militantes en los buzones de Vic.

Los panfletos, que iban firmados por un inexistente colectivo de inmigrantes marroquíes, pedía a los vecinos de Vic que votaran a los partidos democráticos de la población, asegurando que éstos darían un trato de favor a los inmigrantes y les garantizarían 'papeles para todos'.

El folleto buscaba 'suscitar hostilidad' y 'menosprecio' hacia el colectivo magrebí, según el fiscal

El folleto incluía comentarios despectivos hacia algunos colectivos de inmigrantes, como: 'nuestro carné de conducir, aunque no es válido en España, bien nos sirvió para conducir camellos por los bonitos desiertos saharauis' o 'somos pobres y no podemos pagar tantos impuestos como vosotros, que sois infieles pero afortunados por la gracia de Alá (...)'.

Los firmantes de los impresos pedían a los ciudadanos de Vic que no votaran por la Plataforma per Catalunya, porque impedirían al colectivo musulmán su derecho a tener una 'bonita mezquita' en el centro de la población y les retirarían su vivienda protegida y sus ayudas sociales.

En opinión del fiscal, el panfleto apócrifo 'iba destinado a suscitar entre la población sentimientos de hostilidad, animadversión, menosprecio y trato injustificadamente desigual contra el colectivo de origen magrebí' y específicamente los musulmanes.