Público
Público

El año menos trágico al volante en medio siglo

En 2009 han muerto en España por accidente de tráfico cerca de 2.500 personas, un 19% menos que el año previo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El año que hoy acaba ha sido el menos trágico al volante en España de la historia. Se cerrará con cerca de 2.500 muertos (1.900 en la carretera y 600 en accidentes urbanos), un 19% menos que en 2008 (3.100). Los datos son comparables a los que se registraban en las carreteras españolas en la década de 1960, con la diferencia de que los conductores censados entonces sumaban una décima parte que los que circulan en la actualidad (unos 31 millones de vehículos).

Las cifras definitivas no se conocerán hasta que las anuncie, en los próximos días, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. No obstante, 2009 ha dejado ya algunos hitos dignos de celebración.

Ha sido, por ejemplo, el primer año de la historia en que se contabilizaron cinco jornadas en las que no se registró ningún muerto por accidente de tráfico: un martes (10 de noviembre), tres miércoles (25 de enero, 5 de agosto y 25 de noviembre) y un viernes (11 de diciembre).

Durante los dos meses de la Operación Verano, la Dirección General de Tráfico registró un total de 337 fallecimientos, el dato más bajo desde 1963, cuando por las carreteras españolas circulaban sólo 1,7 millones de vehículos.

En noviembre se vivió el fin de semana con menos muertos por accidente de tráfico de la historia, con cinco. Y febrero se recordará como el mes en que se registró el menor número de fallecimientos en la carre-tera de la historia, con 161.

Por primera vez se registraron cinco días en los queno hubo fallecidos

¿A quién hay que agradecer estos datos? La mayoría de los expertos señalan una confluencia de múltiples factores, desde la madurez democrática de los conductores hasta el papel de los medios de comunicación en tareas de concienciación.

No obstante, casi todos coinciden en que el factor material más importante ha sido la entrada en vigor del carné por puntos: alrededor de 2.500 vidas se han salvado en los tres años transcurridos desde la implantación en España de esta nueva modalidad de permiso de conducir.

El director del Instituto Universitario de Investigación del Automóvil (INSIA), Francisco Aparicio, ha evaluado con modelos matemáticos la influencia real en el cambio de comportamiento de los conductores tras los cambios legislativos de 2006 y 2007 (reforma del Código Penal).

La seguridad vial es de las pocas materias que Rajoy elogia del Gobierno

'En los últimos tres años ha habido un cambio de hábitos clarísimo en los conductores españoles', asegura Aparicio. Y pone ejemplos: 'Los registros de velocidades medias son más bajos cada año. En los controles de alcoholemia se dan muchos menos positivos. El uso del cinturón, incluso entre los pasajeros, y del casco se ha generalizado por completo'.

Aparicio señala que el impacto de las reformas legales ha multiplicado su efecto gracias a la vigilancia en carretera y al ruido mediático que se generó, 'poniendo alerta a todo el mundo'.

La mayor preocupación en el INSIA se centra ahora en analizar la variable de los accidentes urbanos, que provocan más de 600 muertes al año. 'Algunos ayuntamientos se ocupan mucho, otros poco o nada. Además de los accidentes convencionales, no dejan de sumarse atropellos a peatones', advierte Aparicio. En 2008 murieron 266 peatones en las calles de las ciudades españolas, el 41% de todos los fallecidos en accidentes de circulación en zona urbana.

Casi la mitad de los muertos en las ciudades son peatones

El presidente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), Mario Arnaldo, coincide en señalar que el principal problema de siniestralidad vial se concentra ahora en las ciudades. Arnaldo opina que los gobiernos locales carecen de una 'normativa adecuada' y reclama la homologación de las señalizaciones. E ironiza con un ejemplo: 'No puede ser que haya pasos de cebra de todas las formas, colores y sabores en cada ciudad'.

Arnaldo, quien asume con resignación su papel de 'mosca cojonera oficial' del director de la DGT, Pere Navarro, se muestra de lo más escéptico con los resultados del carné por puntos. '¿El desdoblamiento de las carreteras, que evita accidentes frontales, no ha influido? ¿Y la mejora de la seguridad activa y pasiva de los automóviles? ¿Y el arco antivuelco de los autobuses?', pregunta de forma retórica.

El presidente de AEA no cree que se haya cambiado de cultura en la carretera: 'No lo podemos saber, porque nadie se ha molestado en estudiar el historial previo del infractor detenido, no sabemos si es reincidente o no'. Al menos, Arnaldo concede que algo se ha hecho especialmente bien: 'Uno de los mayores éxitos de España en materia de tráfico ha sido evitar que se convierta en un arma política'. Tanto es así, que la seguridad vial es una de las contadísimas materias en las que Mariano Rajoy se permite el lujo de aplaudir la gestión del Gobierno.

Los datos recuerdan la década de 1960, cuando había diez veces menos coches

A pesar de la importante reducción, el número de víctimas fallecidas sigue siendo altísimo, y el dato de heridos graves no se ha reducido además en la misma proporción.

Una de las asociaciones de víctimas de accidente que más trabaja por proporcionar visibilidad a este colectivo es Stop Accidentes, cuya presidenta, Ana María Campo, se muestra crítica con la actuación del Ejecutivo socialista. 'No tenemos un Gobierno muy firme. No se ha ganado el suficiente terreno, sigue surgiendo mucho dolor de las carreteras', lamenta Campo, quien perdió a su hijo en un siniestro.

'Nosotros no somos menos [gente] que las víctimas de la violencia de género, somos muchos más, pero se nos presta menos atención', lamenta Campo, quien agradece la reforma del Código Penal, aunque cree que se queda corta: 'Hacen falta otros escarmientos además de la cárcel'.

1.800 kilómetros
Más de 1.800 kilómetros de la red de carreteras del Estado (el 12,5% del total) presentan un nivel de riesgo de accidente elevado, según un informe del RACE.

25 tramos negros
Los denominados puntos negros se concentran en apenas 25 tramos concretos de la red de carreteras, lo que supone un total de 384 kilómetros.

80% motoristas
El 80% de los accidentes que se produjeron en los puntos negros
lo sufrieron los motoristas.