Público
Público

Anticapitalistas arranca su campaña en la casa de Esperanza Aguirre

Varias personas pegan carteles en la fachada del edificio y reciben a la presidenta madrileña al grito de: "Espe, espe... especulación"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Izquierda Anticapitalista ha dado el pistoletazo de salida a la campaña electoral del 20-N continuando con sus acciones de desobediencia.

Anoche, un grupo de militantes y simpatizantes del partido acudieron al palacete de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, para pegar los tradicionales carteles de inicio de campaña ante su fachada.

La presidenta madrileña coincidió con el grupo al llegar a su domicilio, situado en pleno barrio de Malasaña, y fue recibida al grito de: 'Espe, Espe, especulación' y 'Anti, anti, anticapitalistas'. La Policía intervino acabó pidiendo la documentación a los presentes.

La acción sorpresa se inició minutos después de las doce de la noche de este viernes, coincidiendo en el tiempo con los mítines que en esos momentos estaban ofreciendo los grandes partidos. Miguel Urbán, Andrea Raboso y Raúl Navas, miembros de la candidatura Anticapitalistas por Madrid, fueron los encargados de pegar los carteles en la puerta de la casa.

Los carteles imitiban al de la película Enemigos Públicos, de Johnny Depp. Pero en esta ocasión el cartel lo protagonizaba una fotografía de Aguirre y el título se cambió por el de 'Enemigos de lo público'. 'De los productores Espías como puedas'. Miguel Urbán, cabeza de lista de la candidatura Anticapitalistas declaró que 'hemos venido a esta casa a pegar carteles e iniciar nuestra campaña electoral porque este es un lugar emblemático de los recortes sociales'.

Por su parte, Andrea Raboso, segunda en la lista por Madrid, dijo que 'esta es la primera acción y habrán más al estilo del realizado por nuestros compañeros y compañeras de Barcelona'.

Esta vez, Aguirre no ha puesto el grito en el cielo como ocurrió hace menos de un mes cuando dos aficionados al Real Madrid ebrios se colaron en su jardín. En esa ocasión, la presidenta madrileña llegó a pedir la dimisión de la delegada del Gobierno en Madrid por la puesta en libertad de los jóvenes sin que prestasen declaración.