Público
Público

Los anuncios de burdeles se bajan del autobús

Arrancados de ocho vehículos los polémicos carteles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Esta noche se retirarán los dos últimos anuncios de prostitución de los autobuses de la Empresa de Transporte Metropolitano (ETM), de titularidad pública, que los había exhibido con el beneplácito institucional hasta esta semana. La noticia, que adelantó Público este miércoles, generó gran controversia entre asociaciones de defensa de la mujer y partidos de la oposición.

Esquerra Unida y Compromís presentaron sendas preguntas en les Corts exigiendo explicaciones a la consellera de Infraestructuras, Isabel Bonig (PP), máxima responsable de la ETM. Las protestas hicieron virar el criterio permisivo inicial de Bonig, quien aseguró el miércoles que no se podía rescindir un contrato publicitario 'así como así'. Horas después, la Generalitat emitió un comunicado en el que exigió la retirada de los anuncios 'en tres días'.

Valencia limpia su red de transporte tras la denuncia de 'Público'

Y la petición surtió efecto de manera escalonada. Ayer, ocho autocares de la empresa Fernanbus, una de las de las siete que subcontrata la ETM para conectar Valencia con su área metropolitana, salieron de las cocheras limpios de propaganda de burdeles. Otros dos de Fernanbus rodaron con la lesiva publicidad hasta esta madrugada. Por último, Auvaca, que recorre cinco localidades del sur de Valencia, decidió apurar el plazo de la Generalitat y no suprimirá los carteles hasta esta noche.

Directivos de ambas firmas criticaron ayer a Público que se trata 'de una medida desmesurada' y que, en todo caso, la publicidad no es asunto suyo, ya que la encargan a agencias externas y 'nunca' se fijan en lo que les llega.

Por otro lado, la Asociación Nacional de Empresarios de Locales de Alterne (Anela) acusó de 'cinismo' y de aplicar 'la política del avestruz' al Ejecutivo valenciano por censurar los anuncios. Anela representa a un centenar de los cerca de 2.900 prostíbulos que hay en España. Uno de sus principales dirigentes, encargado del gabinete jurídico, es José Luis Roberto, presidente del partido ultra y xenófobo España 2000. Según las investigaciones del periodista Joan Cantarero, que estuvo como topo cuatro años en Anela y escribió el libro Los amos de la prostitución en España, parte del dinero que genera esta asociación sirve para financiar a formaciones de ultraderecha.