Público
Público

Araújo: "Se deben 416 millones a proveedores y no hay facturas ocultas"

María Luisa Araújo, consejera de Economía de Castilla-La Mancha, explica las cuentas del Gobierno regional y critica al PP por su "irresponsabilidad".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La vicepresidenta y consejera de Economía y Hacienda en funciones de Castilla-La Mancha, María Luisa Araújo, salió este martes a la palestra para explicar las cuentas de Castilla-La Mancha: a fecha de 30 de abril, la Junta adeudaba 416 millones de euros a proveedores. Araújo también quiso dejar claro que todas las facturas están contabilizadas en el sistema.

Araújo compareció en rueda de prensa para presentar la cuenta general de la comunidad autónoma en el año 2010, una muestra —dijo— de la 'transparencia' con la que el Ejecutivo regional está actuando en el traspaso de poderes frente a 'la irresponsabilidad' del PP, al que acusó de socavar la confianza de los mercados en la Comunidad para preparar el terreno a futuros recortes sociales.

Tras hacer un llamamiento 'a la calma y a la tranquilidad', la responsable económica del Gobierno saliente de Castilla-La Mancha explicó que el déficit público acumulado a 30 de abril por la comunidad es de 639 millones de euros, el 1,7% del PIB, medio punto menos que un año antes.

La vicepresidenta salió al paso de las acusaciones sin pruebas del PP sobre la existencia de facturas sin pagar por importe de miles de millones de euros y precisó que, a finales de 2010, la deuda con proveedores y corporaciones locales era de 201 millones de euros y, a 30 de abril, se adeudaban a proveedores 416 millones.

También informó de que la Junta sigue pagando con una media de 29 millones de euros para 8.000 perceptores al día. Advirtió de que todas las facturas están incorporadas al sistema y deben ser pagadas, como determina la ley.

Este pasado lunes la agencia Moody's,  'alarmada' por las noticias en los medios de comunicación, se puso en contacto con la consejera

Araújo fue muy crítica con el comportamiento del PP durante el traspaso de poderes y reveló que, pocos días después de que la agencia Fitch retirara la vigilancia negativa sobre la deuda regional, este pasado lunes la agencia Moody's se puso en contacto con ella 'alarmada' por las noticias que han aparecido en medios de comunicación.

'Nos jugamos como Castilla-La Mancha mucho', advirtió la vicepresidenta en funciones, quien recordó al PP que va a gobernar dentro de pocas semanas y añadió: '¿Qué quieren recibir?, ¿Lo que están sembrando ahora? Me parece no sólo poco adecuado y poco leal, sino poco inteligente por su parte'.

A su juicio, todo forma parte de una estrategia del PP que 'se extiende como una mancha de aceite' por otras comunidades y que busca preparar el terreno para poner en marcha con carácter inmediato una política de recortes sociales.

Tampoco ha aceptado que la Junta deba a Cáritas 4,5 millones de euros. Indicó que, según sus cuentas, la deuda es de 460.000 euros y en los tres últimos años se han pagado 11 millones de euros a la organización religiosa.

La cuenta general de 2010 coincide con los datos avanzados por el Ministerio de Economía que sitúan a Castilla-La Mancha como la comunidad con más déficit público acumulado el pasado año, un 6,45% PIB regional.

Según ese documento, la deuda pública a finales de 2010 era de 5.819 millones de euros, el 16,5% del PIB regional, una cifra que incluye parte de la deuda de las empresas públicas, de las fundaciones e incluso de la Universidad regional.

El endeudamiento de Castilla-La Mancha creció un 35,7% en 2010 y el dinero destinado a pagar intereses y a amortizar deuda se elevó hasta el 6% de los ingresos. Araújo ha precisado que, incluyendo la factura de 200 millones de euros por el gasto sanitario desplazado, el año pasado la Junta pagó el 94,5% de las obligaciones reconocidas, por un importe de 8.494 millones de euros, lo que la sitúa cinco puntos por encima de la media nacional.

Araújo también valoró la reducción en un 5,3% del gasto no financiero el año pasado y ha añadido que en lo que va de año, gracias al plan de ajuste del déficit del Gobierno castellanomanchego, se ha reducido en 230 millones de euros el gasto en bienes y servicios. El plan de ajuste aprobado por la Junta ya tiene efectos positivos y está previsto que en la segunda mitad del año mejoren los resultados.