Público
Público

Archivada la querella del PP contra el portavoz del PSPV

El juez no ve indicios de soborno y dice que, de haber existido, estaría ya prescrito

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tres meses y cinco días después de que el PP presentara una querella por soborno contra el portavoz de los socialistas valencianos (PSPV), Ángel Luna, el instructor de la causa dio ayer carpetazo al asunto. Los conservadores acusaban a Luna de haber aceptado en 1998 que el constructor Enrique Ortiz, señalado en el caso Gürtel como financiador del PP valenciano, le pagara una factura de 4.000 euros por la reforma de su casa.

Ayer, Juan Climent, el juez del Tribunal Superior de Valencia (TSJCV) que tramitó la querella, dictó un auto en el que refuta las acusaciones del PP y aduce, además, que en el supuesto de haber existido soborno este habría prescrito.

De manera implícita, el juez critica el escaso rigor de la querella

Climent podía haberse limitado a reseñar que, por cuestión de plazos el cohecho prescribe a los diez años, no cabía seguir investigando los hechos. Pero, lejos de ello, el juez lanza un reproche implícito al PP al tildar de 'inexactos' sus argumentos. Y desbarata así la querella con que los conservadores intentaban equiparar a Luna con el president Francisco Camps, imputado por presunto soborno desde julio de 2009 en el llamado caso de los trajes.

Las tres acusaciones del PP eran estas: que Ortiz contrató a Luna una vez este dejó de ser alcalde de Alicante, en 1995, y que ese contrato era en sí mismo una dádiva por haberle beneficiado con adjudicaciones municipales por 1.200 millones; que Ortiz pagó la reforma de la casa de Luna también a cambio de favores recibidos. Y que le regaló un coche de alta gama en 2002 como contraprestación final.

Sobre lo primero, el contrato laboral de Luna con Ortiz, el juez Climent se expresa así: 'Su relación laboral con la empresa Enrique Ortiz e Hijos S.A. dice el auto no se produce inmediatamente después de su cese como alcalde en 1995, como se afirma en la querella, sino mucho tiempo después en 1999'. Ese hecho, sigue el auto, y 'atendida la secuencia temporal reseñada y la diversidad de ocupaciones en el campo del ejercicio profesional privado del querellado, no permite la consideración de dádiva del hecho de la contratación del querellado por la empresa Ortiz e Hijos S.A.'. En 2002, Luna rompió con Ortiz. El portavoz socialista viene subrayando desde septiembre que, durante sus años de alcalde, gobernó en minoría, lo que se tradujo en que todos los grandes contratos fueran aprobados por el pleno municipal.

'Han intentado callarme y han fracasado', remarcó ayer Ángel Luna

Respecto a la segunda acusación, el supuesto pago de la reforma de la casa, el juez aduce que, para empezar, la casa no era suya sino de quien entonces era su novia y hoy su esposa. 'La presunta dádiva estimada por la querella dice aquí Climent, consistente en el pago de una reforma en la vivienda del querellado, no se pudo producir en los términos planteados por la querella, pues tal vivienda no era propiedad del mismo en dichas fechas'.

El magistrado cierra el círculo desmontando la tercera acusación, la de que Ortiz le regaló un coche a Luna. El juez recuerda que el vehículo, un Audi A6 inicialmente adquirido por Ortiz e Hijos, fue, en efecto, utilizado por Luna de manera habitual en tanto que ejecutivo de esa empresa. El 30 de junio de 2002, dos semanas antes de zanjar su relación laboral con el constructor, Luna pagó las cantidades pendientes del vehículo y lo puso a su nombre, 'lo que indiciariamente no permite considerar dádiva la transferencia del dicho vehículo, ni el uso del mismo', remarca el auto judicial.

Tras conocer el archivo de la querella, el portavoz socialista en las Corts valencianes se declaró 'satisfecho'. Luna recalcó que el auto es 'concluyente', ya que 'desmonta' la versión de la querella al considerar que los delitos que se le imputaban 'no pueden ser constitutivos de delito'. 'Han intentado callar una de las voces del socialismo y han fracasado', apostilló.

DISPLAY CONNECTORS, SL.