Público
Público

Arenas acecha el Palacio de San Telmo

El PP saca nueve puntos de ventaja al PSOE, pero la unión de la izquierda igualaría las fuerzas en el tablero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los resultados en Andalucía permiten dibujar de cara a las autonómicas de la próxima primavera un partido muy disputado, con el PP en ventaja. Esa es la principal conclusión en clave andaluza de unos comicios que las fuerzas políticas afrontaban como una suerte de primarias. Aunque el PP logró mejorar los resultados de las elecciones municipales, cuando por primera vez venció al PSOE en Andalucía, los resultados de ayer no son del todo concluyentes para sus intereses. La victoria conservadora que se produjo ayer deja a Javier Arenas a las puertas del Palacio de San Telmo, sede de la Presidencia de la Junta, pero su entrada triunfal dependerá del partido que las federaciones de PSOE, PP e IU disputan desde ya en Andalucía.

Los nueve puntos de diferencia -dos más que en las pasadas municipales- que sacó el PP (45,5%) al PSOE (36,5%), con el 99,8% escrutado, reflejan una trayectoria ascendente de los conservadores. Sin embargo, una unión de socialistas con IU (8,2%) igualaría muchísimo el partido.

Esta es la primera vez que los socialistas pierden unas generales en Andalucía, puesto que habían ganado todas desde 1977. Los socialistas sólo ganaron en Sevilla, donde Alfonso Guerra sigue invicto, y aguantaron el tipo en Córdoba y Jaén, donde empataron en escaños. Los conservadores arrasaron en Almería, Málaga, Granada, Córdoba, Cádiz y Huelva, y propulsaron así la histórica mayoría absoluta de Mariano Rajoy aportando 33 diputados. Los socialistas se quedaron en 25, con el 99,8% de los votos escrutados.

IU recuperó la representación en el Congreso y logró colocar en la carrera de San Jerónimo a sus cabezas de lista por Sevilla, José Luis Centella y por Málaga, Alberto Garzón. Su jefe de filas, Diego Valderas, se quejó de la Ley Electoral y dijo que con una norma más justa habrían obtenido hasta cinco escaños. UPyD, aunque no logró representación, se situó como la cuarta fuerza por delante del PA. Los resultados en Andalucía permiten dibujar de cara a las autonómicas de la próxima primavera un partido muy disputado, con el PP en ventaja. Esa es la principal conclusión en clave andaluza de unos comicios que las fuerzas políticas afrontaban como una suerte de primarias. Aunque el PP logró mejorar los resultados de las elecciones municipales, cuando por primera vez venció al PSOE en Andalucía, los resultados de ayer no son del todo concluyentes para sus intereses. La victoria conservadora que se produjo ayer deja a Javier Arenas a las puertas del Palacio de San Telmo, sede de la Presidencia de la Junta, pero su entrada triunfal dependerá del partido que las federaciones de PSOE, PP e IU disputan desde ya en Andalucía.

Los nueve puntos de diferencia -dos más que en las pasadas municipales- que sacó el PP (45,5%) al PSOE (36,5%), con el 99,8% escrutado, reflejan una trayectoria ascendente de los conservadores. Sin embargo, una unión de socialistas con IU (8,2%) igualaría muchísimo el partido.

Esta es la primera vez que los socialistas pierden unas generales en Andalucía, puesto que habían ganado todas desde 1977. Los socialistas sólo ganaron en Sevilla, donde Alfonso Guerra sigue invicto, y aguantaron el tipo en Córdoba y Jaén, donde empataron en escaños. Los conservadores arrasaron en Almería, Málaga, Granada, Córdoba, Cádiz y Huelva, y propulsaron así la histórica mayoría absoluta de Mariano Rajoy aportando 33 diputados. Los socialistas se quedaron en 25, con el 99,8% de los votos escrutados.

IU recuperó la representación en el Congreso y logró colocar en la carrera de San Jerónimo a sus cabezas de lista por Sevilla, José Luis Centella y por Málaga, Alberto Garzón. Su jefe de filas, Diego Valderas, se quejó de la Ley Electoral y dijo que con una norma más justa habrían obtenido hasta cinco escaños. UPyD, aunque no logró representación, se situó como la cuarta fuerza por delante del PA.