Público
Público

La armadora del barco secuestrado en Togo confía en que sólo sea un robo

La empresa y Exteriores no han podido contactar con el buque en el que viajan cinco españoles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No son piratas somalíes, y su objetivo no es el cobro de un rescate. Esto es lo que se esforzaron en recalcar ayer desde Consultores de Navegación, dueña del quimiquero Mattheos I, que fue secuestrado por piratas en la madrugada del miércoles a 50 millas de la Costa de Lome (Togo). En él viajan 23 tripulantes, cinco de ellos españoles.

Sheena Campbell, portavoz de la armadora, explicó que desde el momento del abordaje y hasta el cierre de esta edición ni la empresa ni el Ministerio de Asuntos Exteriores había conseguido contactar con el buque, de bandera chipriota, aunque confió en que los tripulantes 'están bien'.

La opción más probable, según Campbell, es que el objetivo de los piratas sea el robo de los materiales que transporta el barco, principalmente gasoil. Eso es lo que ha ocurrido, según señaló, en otros casos similares que han tenido lugar en el Golfo de Guinea. La última víctima, hace dos semanas, fue el barco griego Aegea Star. 'Por la experiencia que tenemos, los casos han sido más de robo que de secuestro y a los barcos los han soltado en tres o cuatro días. No ha habido heridos ni han pedido rescate', insistió.

La armadora cree que los piratas están trasladando el barco hacia el sur, aunque tampoco pudo asegurarlo con exactitud. Sí pudo confirmar que se trata de un secuestro, porque así lo comprobaron los tripulantes del barco noruego al que el Mattheos I traspasaba combustible cuando fue asaltado.

No llevaba armamento

El buque llevaba la seguridad 'normal' de un barco de última generación se fabricó en 2004, pero no llevaba armamento, ya que la legislación chipriota no lo permite. La Embajada de España en Accra (Ghana) y otras de la zona tratan de contactar con el barco e informan a las familias puntualmente. También se han movilizado la Armada española, la nigeriana y la beninesa.

Campbell no facilitó datos sobre el origen de los españoles, así como su función específica en el barco, por 'respeto' a las familias. 'Sólo podemos esperar', aseguró.