Publicado: 12.03.2014 11:51 |Actualizado: 12.03.2014 11:51

Artur Mas achaca a la falta autogobierno la dificultad de Catalunya para frenar la pobreza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha achacado este miércoles a la falta de autogobierno las dificultades de la Generalitat para frenar la pobreza, ya que no dispone de "instrumentos capitales" para llevar a cabo algunas de las políticas sociales que requiere el contexto actual.

En su intervención durante el debate monográfico en el Parlament sobre la desigualdad y la pobreza, ha defendido que el proceso soberanista de su Ejecutivo está "completamente ligado" a la búsqueda de mejores instrumentos para afrontar las consecuencias de la crisis económica.

Ha argumentado que para hacer "política social en mayúsculas" son necesarias cuatro cosas, de las que, a su juicio, Catalunya dispone de tres: generar recursos suficientes; compromiso del tejido asociativo, y un fuerte capital político de cohesión social.

Sin embargo, lamenta que a Catalunya le falta un cuarto pilar: no puede recaudar todos los impuestos ni fijar los límites de déficit, unos topes que considera que el Gobierno central ha repartido injustamente.

Para él, si el Ejecutivo de Mariano Rajoy hubiese repartido el déficit de forma "justa" (el Govern reclamaba un tercio para las autonomías), Catalunya tendría 2.000 millones de euros más que podría dedicar a políticas sociales.

"El objetivo es que estas políticas se decidan en este Parlament y no en uno a 600 kilómetros de distancia", había advertido antes Mas, que ha asegurado que en muchos casos la Generalitat está supliendo con sus recursos la desinversión del Estado.

Ha puesto como ejemplo el descenso de la aportación del Gobierno central a la financiación del transporte metropolitano, así como la aplicación de la ley de Dependencia, de la que la Generalitat paga 90 céntimos por cada euro, según sus cifras.

El presidente, que ha dejado para los consellers durante el pleno la concreción de medidas del Govern, ha reivindicado las actuaciones de su gobierno desde que en 2010 regresó a la Generalitat para garantizar las políticas sociales.

"Hemos tomado un montón de decisiones, ninguna de ellas decisiones fáciles", ha continuado Mas, que ha esgrimido que ajustes como la retirada de una paga a los empleados públicos, la venta de inmuebles y las concesiones, entre otros, se han hecho para aumentar el gasto social.

Como ejemplo del compromiso con las políticas sociales, ha remarcado el peso de las partidas sociales en el Presupuesto de la Generalitat para 2014, y ha destacado partidas concretas como las becas comedor, la Renta Mínima de Inserción (RMI) y las políticas de vivienda.

"En todo esto o hay más dinero o donde no hay más dinero hay más peso de las políticas sociales que en cualquier otro momento", según Mas, que cuestiona las políticas de los gobiernos anteriores en épocas de bonanza económica.

Ve "superescandaloso" que el riesgo de pobreza durante el tripartito se situara, en 2006-07, en un 19% en pleno crecimiento económico, por lo que ha apelado a afrontar el debate con honestidad política e intelectual para entender que no es una situación nueva.

"Ahora la situación es escandalosa en plena recesión, y tenemos una tasa del 19%, pero si antes también era así, la situación era superescandalosa", ha sentenciado en su intervención en el pleno de la pobreza, después de que los grupos que lo han impulsado (PSC, ICV-EUiA y CUP) le hayan exigido reorientar su política para combatir la desigualdad.

Según Mas, la situación actual es grave, impactante y "peor" que años atrás, pero, si en los años de expansión económica la tasa de pobreza eran del 19%, significa que debe hacerse un debate sobre la base estructural de la pobreza.

Así, ha recordado que en 2006 había crecimientos económicos del 3,5%, la tasa de paro era del 6-7% y muchos extranjeros iban a trabajar a Catalunya, y estos datos han empeorado porque dos de cada tres parados llevan más de un año sin trabajar, la tasa de paro está por encima del 20%, más de 300.000 personas son atendidas en bancos de alimentos y han aumentado los desahucios y las dificultades para llegar a fin de mes.

Por eso, ha llamado a aprovechar el debate para reflexionar sobre como se distribuyen los recursos que se generan; si se puede avanzar en la lucha contra las desigualdades conviviendo con un fraude fiscal que dobla el promedio de la UE; sobre el tipo de trabajo creado en los últimos años, y por qué hay tanto abandono escolar, entre otras cuestiones.

En consecuencia, ha pedido un debate objetivo, exigente y sereno, que huya de la controversia y busque soluciones consensuadas, porque "el exceso de gesticulación partidista" se puede girar en contra a todas las formaciones por parte de los que más sufren la pobreza.

Mas se ha mostrado abierto a escuchar las propuestas que se planteen para mejorar la acción del Govern, aunque ha pedido "un mínimo sentido de la realidad" para que se puedan llevan a cabo.