Público
Público

Artur Mas: "Hoy es un día triste"

Rajoy rechaza el pacto fiscal y advierte de que no tiene ningún recorrido. El president anuncia un punto de inflexión en la relación España-Catalunya y una nueva hoja de ruta que explicará en el debate de polít

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Un día decepcionante y triste, que no ha ido bien'. Así ha calificado el presidente de la Generalitat de Catalunya su encuentro con Mariano Rajoy en La Moncloa, en el que la principal reivindicación, la 'trascendente', en palabras del catalán, era el pacto fiscal o germen de la soberanía catalana en este ámbito; un pacto fiscal que va más allá del acuerdo económico, dijo, y que supone el hecho de lograr para Catalunya 'un estatus diferente en el conjunto del Estado español'. Por su parte, el presidente del Gobierno ha trasladado a Artur Mas el mensaje casi literal que dio ayer la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal : 'No hay margen para negociar un pacto fiscal. No tiene recorrido'.

El president compareció en la Delegación de la Generalitat de Catalunya en Madrid, después de haber rechazado el ofrecimiento del Gobierno de hacerlo en La Moncloa, y lo hizo dos horas y media después de que comenzara su reunión con Rajoy, a las 11 de la mañana. Absolutamente convencido de que el presidente del Gobierno será inflexible para un intento futuro de negociar el pacto fiscal, Mas reconoció que 'no tiene sentido insistir' y que esta respuesta del Gobierno a su reivindicación principal le obliga a 'tomar decisiones' que anunciará la semana que viene en el Parlament, durante el debate de política general (25, 26 y 27) tras una reflexión 'serena y positiva de todos los partidos de Catalunya'. Allí, confirmó, aportaré las 'soluciones'.

Tras esta reunión y la negativa del Gobierno a estudiar siquiera la propuesta de pacto fiscal, Artur Mas ha asegurado que 'se ha perdido una oportunidad histórica en el entendimiento entre Catalunya y el resto de España' y ha recordado que 'Catalunya ha hecho grandes esfuerzos durante más de 30 años para que todas las cosas que afectaban al interés general de España fueran adelante', en referencia a la lucha antiterrorista o la consolidación de un Estado del bienestar. Sin embargo, el presidente catalán ha querido mostrarse optimista y mirar hacia delante porque 'la sociedad catalana se ve nación, de acuerdo a una inmensa mayoría' y, por tanto, no debe instalarse en el 'ánimo colectivo una sensación de impotencia o de que el futuro es más gris'. Todo lo contrario, anunció, porque en Catalunya se pueden encontrar 'proyectos de futuro, caminos y soluciones' tras este primer rechazo del Gobierno central. Eso sí, advirtió, 'soluciones respetuosas' y tendiendo 'puentes de diálogo con el Estado español'.

Mas insistió una y otra vez en que la 'ruptura total' con España no se incluía en su glosario de términos correspondiente a la hoja de ruta a seguir desde hoy y que apunta -porque el presidente catalán no ha querido confirmarlo en Madrid-, en primer lugar, al adelanto electoral para noviembre, diciembre o la primavera de 2013, que sería anunciado la semana que viene en el Parlament. 'La sociedad catalana se está moviendo (...) Y Catalunya no se puede quedar sin proyecto', advirtió Mas, que, siendo el jefe del Ejecutivo catalán, entiende que debe estar con esta sociedad: 'No hay marco legal que pueda servir para anular eternamente la voluntad de un pueblo', aseguró.

El presidente del Gobierno y Artur Mas mantuvieron una reunión cordial, confirmada por ambos lados, aunque ninguno se salió de su guión, diametralmente opuesto al del otro. En una nota difundida por La Moncloa, se confirma que Rajoy rechazó la propuesta de pacto fiscal de la Generalitat 'por no ser compatible con la Constitución Española' y emplazó a su president a buscar 'mejores modelos de financiación para salir de la crisis, financiar los servicios públicos y garantizar la cohesión social' de Catalunya.

Asimismo, el presidente del Gobierno advirtió a Artur Mas que otras formas de financiación que 'cuestionen el marco constitucional sólo pueden ser decididas por el conjunto del pueblo español'. El único modelo válido hasta ahora, siempre según la nota de Presidencia , es la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (LOFCA), cuya última reforma, recuerda La Moncloa, se efectuó en 2009 con el visto bueno de la Generalitat, entonces gobernada por el tripartito catalán (PSC, ERC e IPC-EV) y con José Luis Rodríguez Zapatero en el Ejecutivo central. Rajoy ha pedido, asimismo, no añadir 'más preocupaciones y complicaciones' a la difícil situación económica de los españoles, ya que 'todo lo que nos distraiga de ese empeño colectivo [salir de la crisis] perjudica al interés general'.

En este punto, Artur Mas cree -'sin acritud'- que hay un error de lectura por parte de España en lo que atañe a la Constitución Española, que siempre 'se relee desde una visión centralista'. Sobre todo, explicó, teniendo en cuenta que la Carta Magna se aprobó en 1978, sólo tres años después de la muerte de Franco, 'con ruido de sables', y tres años antes de que la Guardia Civil invadiera el Congreso, en el 23-F de 1981. De eso, dijo, 'han pasado 30 años y si las constituciones no se adaptan, anulan la voluntad de los pueblos'. A este respecto indicó que 'si Catalunya quiere emprender un camino de futuro, no se le puede poner la Constitución como pared'.

Para la Generalitat, el marco de la LOFCA, que corresponde revisar en 2013 y que Rajoy se ofreció a mejorar, está superado, es 'lo de siempre'. Cuando llegue este momento de relectura del modelo de financiación autonómica, pues, Mas avanzó que escucharán al Gobierno y dirán que eso 'no resuelve los problemas de Catalunya'. La clave, según Mas, está en dar cabida al pacto fiscal en la LOFCA, no en las Constitución, por eso no entiende ese rasgado de vestiduras con la Carta Magna. En este sentido, reiteró la palabras de su portavoz, Francesc Homs, sobre la misiva del rey en la web de la Casa Real: 'No nos damos por aludidos', aunque -'y sin querer contestar al rey'- la quimera podría ser pretender que 'sin tocar la Constitución Española, se pueda aspirar a encajar bien Catalunya en el Estado'.

Artur Mas se mostró convencido de que el rechazo de Rajoy a su propuesta fiscal está consensuada con el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, 'diga lo que diga el PSC' en Catalunya.