Público
Público

El Arzobispado de Barcelona se une a Intereconomía en las críticas a la web de educación sexual de la Generalitat

Entiende que los consejos de la web "pueden crear confusión sobre los valores morales de los adolescentes"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Delegación Diocesana de Pastoral Familiar del Arzobispado de Barcelona se sumó este martes al grupo Intereconomía en sus críticas contra el departamento de Salud de la Generalitat por mantener una web de salud sexual, que fue creada en 2006. Según el Arzobispado, la web Sexejoves 'aplica el criterio de permisividad total' en 'temas tan delicados como el sexo y el respeto a la vida humana'.

Según el comunicado del Arzobispado,  los consejos incluidos en esta página 'pueden crear confusión sobre los valores morales de los adolescentes y los jóvenes', porque dan a entender que 'todo está permitido', cuando 'en todos los ámbitos de la vida humana sabemos que hay comportamientos positivos y comportamientos negativos'.

'El cuerpo no es un juguete, no tiene como finalidad ser una caja de resonancia para conseguir el máximo placer. Los demás no son objetos para conseguir relaciones efímeras y sin valor en función de intereses primarios personales, como presenta la página Sexejoves', según el Arzobispado.

Asimismo, el Arzobispo considera que en la web hay una referencia al aborto y subraya que 'la vida es sagrada e inviolable y que merece todo el respeto y protección desde el primer momento hasta el último'.

En opinión del Arzobispado de Barcelona, 'el documento del departamento de Salud de la Generalitat realiza una labor social y educativa muy negativa' y 'promueve una concepción de las relaciones humanas y de la sexualidad que destruye la obra educativa de las familias y de las escuelas'.

La publicación de esta página web ya levantó una polvareda hace un par de semanas cuando un tertuliano del programa El gato al agua, Eduardo García Serrano, insultó gravemente a la Consellera de Salut de la Generalitat: la llamó 'zorra repugnante', 'guarra' y 'puerca'. Una semana después García Serrano pidió perdón .