Público
Público

El asesinato de Couso fue "un incidente desafortunado"

El embajador de EEUU dice que el cámara de Telecinco murió en una zona de guerra y asegura que no pondrá impedimentos a la investigación española.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Un incidente desafortunado". Así describe el embajador de EEUU en España, Alan Solomont, el asesinato del cámara de Telecinco, José Couso, en Irak en 2003. El diplomático, si bien ha subrayado que la muerte se produjo en una "situación de guerra", ha dicho respetar que la Justicia española siga investigando. 

La respuesta de Solomont en Los Desayunos de TVE, venía a una pregunta del director de Público, Jesús Maraña, sobre los constantes impedimentos de EEUU para investigar lo ocurrido. "El departamento de Defensa investigó este incidente desafortunado y lamentamos la muerte del periodista", aseguró.

"La conclusión es que se trataba de una situación de guerra y así lo comunicamos a las autoridades españolas. Pero hemos respondido de forma positiva a las solicitudes de España y vamos a permitir que el preoceso judicial siga su curso, porque respetamos el sistema judicial español", dijo Solomont.

El director de Público insistió en que es necesario que haya colaboración por parte de las autoridades etadounidenses para que el proceso siga su curso, a lo que Solomont respondió diciendo que EEUU "ya había llevado a cabo una investigación exhaustiva" y que las conclusiones a las que llegaron "son distintas".

Según los cables diplomáticos filtrados por WikiLeaks, EEUU presionó al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para que se pudiera archivar el caso. El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz asumió la investigación del asesinato en 2005 y desde entonces ha ordenado en tres ocasiones la búsqueda y captura de los tres militares que estaban en el tanque que disparó contra el hotel Palestina de Bagdad.

La Audiencia Nacional revocó el procesamiento de los soldados en dos ocasiones, en 2008 y en 2009, pero en verano del pasado año, el Tribunal Supremo reabrió el caso a petición de la familia de la víctima.

Pedraz estuvo en la capital iraquí el pasado mes de enero para reconstruir las circunstancias de la muerte del cámara de televisión.