Público
Público

El asesino confeso de Marta del Castillo dice ahora que la mató su amigo Javier

Los dos careos a los que ha sometido el juez a los tres implicados en la muerte de la joven no han servido para aclarar lo que sucedió esa noche

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El caso de la muerte de la joven sevillana Marta del Castillo sigue complicándose a medida que pasan los días. El juez que investiga su muerte ha realizado hoy dos careos entre tres de los acusados, que no ha servido para aclarar la nueva acusación del hasta ahora autor confeso, Miguel C.D., de que su amigo Javier G.M., de 15 años, fue el asesino de la joven.

Miguel C.D., de 19 años, ha realizado hoy su cuarta declaración ante el juez de instrucción 4 de Sevilla, ante el que ha mantenido una nueva versión según la cual él no fue el asesino de Marta sino su amigo Javier G.M., que hasta ahora estaba imputado como colaborador en la desaparición del cuerpo. Tanto Javier como el otro implicado en el caso, Samuel B.P., han negado tal afirmación.

Fuentes del caso han informado a Efe de que los dos careos realizados hoy ante el juez, uno entre Miguel y Javier y otro entre Miguel y su amigo Samuel B.P., que supuestamente fue la tercera persona que trasladó el cuerpo de Marta hasta un puente sobre el Guadalquivir, no han ayudado a clarificar la situación.

Así, Miguel ha mantenido su nueva versión contra Javier y éste ha declarado que se inventó sus primeras declaraciones autoinculpatorias según lo que oía en la televisión. Samuel, por su parte, se ha desdicho de su primera confesión ante la Policía y ha afirmado que no supo de la implicación de Miguel ni cuando se produjo la muerte de Marta ni en días posteriores.

Antonio del Castillo, el padre de Marta, ha asegurado este martes que los presuntos implicados en la muerte de su hija 'se están cachondeando de la Justicia y de la familia'. En una entrevista en Antena 3 ha sostenido que los acusados 'algo ocultan' y ha dicho que no le extraña 'nada' y que 'viendo lo fríos y calculdores que son estos individuos, me temo lo peor'.

Del Castillo ha declarado que al principio vio 'lógico' que hubieran arrojado el cadáver al río, pero con el paso del tiempo 'vi claro que habían estado conspirando, posiblemente para ganar tiempo', y también ha lamentado que el cuerpo de su hija sólo haya sido buscado en el río.