Público
Público

Asistencia psicológica urgente a las víctimas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Superar las cicatrices de la violencia machista es complicado, pero es posible evitar los trastornos psicológicos o atenuar el impacto después de una crisis con la adecuada ayuda externa. Por eso, la Generalitat ha puesto en marcha, a través del Institut Català de la Dona (ICD), un servicio de asistencia psicológica urgente, dirigido a víctimas de casos graves de violencia machista y sus familiares. Este equipo se activará a petición de los municipios y los consejos comarcales, que son los que deberán pedir
su intervención.

Esta iniciativa ya ha funcionado como proyecto piloto desde principios del año 2006 y, ante los resultados, la Generalitat ha decidido ponerlo en marcha de manera definitiva. Durante este periodo, el equipo ha intervenido en 14 ocasiones, once de ellas debido a la muerte de la víctima y tres por agresiones muy graves.

Explicarlo a los niños

Ariadna Nuño es una de las psicólogas que forman parte de este equipo que presta “unos primeros auxilios psicológicos” a las víctimas y a los familiares. “Una situación de crisis es ya, de por sí, una experiencia traumática, una situación que rebasa las capacidades de gestión mental de quien la sufre, y que puede llegar a tener repercusiones
a largo plazo”.

El tiempo es, según Nuño, el factor clave para evitar futuros trastornos. La familia suele ser una víctima colateral de la violencia machista, en especial los niños. “A veces, los hijos presencian la agresión o la relacionan porque han tendido experiencias previas de violencia. Su madre ha muerto a manos de un conocido, alguien de la familia”. Tratar ese momento de crisis es esencial para “facilitar el trabajo en el proceso de duelo que vendrá después”. Los psicólogos también ayudan a los familiares, aconsejándoles cómo ayudar al niño, qué deben explicarle y cómo tratarle.

A lo largo del año pasado, más de 12.000 mujeres fueron víctimas de algún tipo de agresión en Catalunya. La Generalitat mantiene abierta una línea de atención telefónica gratuita, 24 horas al día, a través del teléfono 900900120, para atender a cualquier mujer que sea víctima de malos tratos.